Tiempo de lectura: 3' 5'' No. de palabras: 511

Proyectos de promoción y prevención en salud oral y la capacitación de profesionales se truncaron en octubre del 2011. Según la Federación Odontológica Ecuatoriana (FOE), 12 de sus miembros fueron separados del sector público.

Uno de ellos es Alfredo Otoya, quien se desempeñaba como jefe provincial de Estomatología (Odontología) en Esmeraldas durante 13 años. Uno de los últimos proyectos que emprendió durante su gestión fue la Escuela de Madres Cuidadoras de la Salud Oral. Estas mujeres asistían a escuelas del norte de Esmeraldas y enseñaban a los niños a cepillarse los dientes. Si identificaban un diente cariado tenían que transferir al paciente a uno de los 92 médicos adscritos al programa. Otoya cuenta que justo antes de ser despedido iba arrancar un proyecto similar de prevención de salud oral desde el vientre de la madre.

En Guayas, la historia es similar, un odontólogo que prefirió no mencionar su nombre por temor a represalias, coincide en la afectación a los programas, como de atención odontológica para el adulto mayor, para portadores del VIH y para el paciente diabético. “Esta población es vulnerable y requiere atención constante”. Otra preocupación de la FOE es que los conocimientos que los odontólogos reciben mes a mes en las capacitaciones que brinda esta entidad serán aplicadas en sus consultorios privados y no a los pacientes del sector público.

Gorki Espinoza, presidente de la FOE, explicó que odontólogos con estudios de posgrado fueron separados del sector público. Y añadió que “se ha limitado la participación de odontólogos especializados en las unidades médicas del Ministerio de Salud. Otro problema, que apunta Espinoza, es el reemplazo de los médicos por profesionales extranjeros. Es el caso de Otoya, reemplazado por una médica colombiana.

Otro profesional que prefirió no ser nombrado explicó que hay temor en este gremio. “Este mes habrá nuevas notificaciones”.

Bolívar Jaramillo, presidente de Odontólogos de Pichincha, desconoce cuántos especialistas fueron despedidos en la provincia. Pero explica que hay dificultades en la realización de programas como la aplicación de flúor a niños menores de 5 años de las áreas 12 y 13 (nororiente de Pichincha). Además, señala que sus compañeros especialistas de Esmeraldas, Guayas y Napo salieron del sector público “tan solo por ser dirigentes”. Otro caso es el de Ismael Espinoza, quien fue despedido del Ministerio de Obras Públicas en Cuenca. El galeno cuenta que trabajó 18 años en esta institución. Y estaba desarrollando un plan de atención primaria para los usuarios. Su iniciativa se truncó y ahora su trabajo se relega a su consultorio privado, ubicado en el centro de Cuenca. “La pérdida del trabajo se puede comparar con la pérdida de una persona querida”, dijo.

La FOE, adicionalmente, coordinaba en cada provincia un levantamiento epidemiológico en salud oral, que se vio afectado por la salida de los profesionales.

Califique
2
( votos)