Tiempo de lectura: 3' 1'' No. de palabras: 489

Trauma craneoencefálico, fractura bilateral del hueso temporal (a un costado del cráneo) y doble fractura de maxilar es el diagnóstico médico de la joven que resultó herida tras un accidente en uno de los ascensores del hospital Abel Gilbert Pontón, en el suburbio de Guayaquil.

El incidente ocurrió esta mañana, cerca de las 10:30, cuando la joven estudiante, que realiza prácticas en el área de hospitalización, esperaba el ascensor en la planta baja de la casa de salud.

El gerente del hospital, Freddy Durán, explicó que varias personas ingresaron. Pero cuando ella intentó entrar la caja del ascensor comenzó a subir sin que las puertas se hayan cerrado.

La chica no se percató y quedó guindada. Luego cayó en el túnel del ascensor, de una profundidad de unos dos metros. “Gracias a Dios no la decapitó, que es lo que podría haber ocurrido”, dijo Durán.

Un guardia de seguridad ayudó a sacarla y luego fue trasladada al área de reanimación, en Emergencia. El director del hospital, César Chávez, dijo que le realizan varios exámenes. De los resultados dependerá si le hacen una cirugía máxilofacial.

En una breve rueda de prensa, a las 12:30, el director de Salud del Guayas, Carlos Paz, dijo que fue una falla mecánica y que investigarán lo sucedido. Sin embargo, antes, Durán aseguró que no es más que un accidente industrial, descartando averías en el ascensor.

Las autoridades de la casa de salud no aclararon si los ascensores (cuatro en total) son nuevos o no. Sin embargo, varios trabajadores aseguran que tienen varios años y que únicamente reciben mantenimiento.

El 9 de enero, la niña Nayeli N. (7 años) tuvo un accidente similar en el hospital Baca Ortiz, de Quito. Este incidente causó la salida del ex ministro de Salud, David Chiriboga.

El hospital Abel Gilbert fue parte de la emergencia sanitaria.

El presidente Rafael Correa hizo varias visitas sorpresa al sitio y criticó el modelo de atención y los problemas de infraestructura. Por ello, el ex ministro Chiriboga trasladó su despacho hasta esta casa de salud por varios días para su reestructuración.

En el último año el Abel Gilbert pasó por un proceso de remodelación y ampliación. Ayer, los trabajos continuaban en las áreas de Pediatría y Ginecología. El ascensor del accidente está cerrado, con una cinta amarilla de advertencia frente a la puerta.

En el ingreso al hospital resalta un letrero de la inversión del Gobierno en su remodelación: USD 5 963 800. Arriba se lee: ‘La Revolución Ciudadana financia esta obra’.

Una situación se vivió en enero pasado cuando una niña de 6 años cayó al vacío por el ducto de un ascensor dañado -que no mostraba ninguna advertencia- del Hospital de Niños Baca Ortiz de Quito.

Califique
2
( votos)