Tiempo de lectura: 2' 2'' No. de palabras: 303

Tres nuevos estudios publicados se sumaron a la creciente evidencia científica que sugiere que tomar una dosis diaria de aspirina puede ayudar a prevenir, y posiblemente tratar, el cáncer. Investigaciones previas hallaron que una aspirina al día reduce el riesgo de muerte por cáncer a largo plazo, pero hasta ahora eran inciertos los efectos a más corto plazo, al igual que el potencial de la medicina en pacientes ya diagnosticados con la enfermedad.

Los nuevos estudios, dirigidos por Peter Rothwell de la Oxford University de Gran Bretaña, hallaron que la aspirina tiene un beneficio a corto plazo en la prevención del cáncer, y que eso disminuye entre 40% y 50% la probabilidad de que los tumores se expandan a otros órganos. “Estos resultados se suman a la recomendación de usar aspirina para prevenir el cáncer, particularmente si las personas corren mayor riesgo”, dijo Rothwell. La aspirina, originalmente desarrollada por Bayer, es un medicamento económico de venta libre y usado para combatir los dolores corporales o reducir la fiebre. El fármaco baja el riesgo de que se formen coágulos en los vasos sanguíneos, por lo que protege contra los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares (ACV). Por ello, suele recetarse a quienes padecen enfermedad cardíaca y han sufrido uno o más infartos. También aumenta el riesgo de sangrado estomacal en un paciente cada 1 000 al año; esto generó debate sobre si se debería aconsejar la toma regular de una vez por día.

A pesar de los beneficios de la aspirina, Rothwell afirmó que para la mayoría de las personas sanas y en forma, lo más importante para reducir el riesgo de cáncer es dejar de fumar, ejercitarse a diario y consumir alimentos sanos.

Califique
2
( votos)