Tiempo de lectura: 5' 6'' No. de palabras: 680

Gladys Troncoso luce calmada. Ella vivió cuatro días de angustia junto a su hijo Adrián, de 7 años. El niño ingresó el domingo pasado al hospital Roberto Gilbert y en corto tiempo la meningitis acabó con su vida. “No puedo creer que una bacteria me lo haya quitado tan rápido”, dice apacible.

Ayer por la madrugada el niño falleció. La agresiva enfermedad le provocó una infección generalizada e inflamación de la meninge. En la mañana, la familia Vargas Troncoso removió los muebles de la angosta sala de su casa en Mapasingue Oeste. En un rincón colocaron el pequeño ataúd, rodeado por flores blancas.

La muerte del pequeño, estudiante de una escuela particular de Mapasingue Oeste, alertó a la comunidad del sector. Desde las 07:00, decenas de madres con sus hijos acudieron al dispensario del Área de Salud No. 10. Hasta el mediodía, los médicos habían atendido a 64 pacientes.

469 niños y 798 adultos son vigilados en un cerco epidemiológico. Quienes estuvieron en contacto con los tres niños que adquirieron el meningococo recibieron un tratamiento quimio-profiláctico, con antibióticos.

Sócrates Pozo, jefe del Área de Salud No. 10, asegura que esta es solo una medida preventiva. “Ya ha pasado un tiempo prudencial desde que se conoció el primer caso (el lunes), por lo que la posibilidad de nuevos casos es casi nula. Igual tomamos medidas”.

imagenDurante una rueda de prensa, las autoridades de Salud y Educación del Guayas negaron que haya un brote de meningitis en Mapasingue. “No estamos frente a una epidemia, no estamos frente a ningún caso que pudiera generar alarma pública”, dijo la subsecretaria de Educación de Guayaquil, Mónica Franco.

La Dirección de Salud del Guayas realiza una investigación epidemiológica para determinar el origen de la bacteria meningococo, causante de la meningitis que acabó con el pequeño Adrián.

El microorganismo se presenta en sitios de hacinamiento y se adquiere por vía aérea. El epidemiólogo Alberto Mena recordó que en el 2004 hubo un brote en la Penitenciaría del Litoral. 270 reclusos estuvieron en cuarentena.

La directora de Salud del Guayas, Rosario Cantos, aseguró que es fundamental detectar los síntomas de la meningitis a tiempo para evitar cuadros severos. Fiebre alta, dolor de cabeza intenso, vómito y en especial manchas en la piel, son los signos. Sin embargo, recomendó mantener la calma pues también son signos de otras enfermedades estacionales como gripe y faringoamigdalitis, comunes en esta época del año.

La pequeña Claudia Suviaga, de 6 años, llegó con fiebre y dolor de garganta hasta el centro de salud de Mapasingue. “Con la muerte del niño me dio temor, por eso quiero el diagnóstico médico”, comentó Miriam Correa, madre de la niña.

Tras un chequeo rápido, la doctora Magna Plata aseguró que solo era una faringoamigdalitis. “No hay más casos de meningitis. Solo hemos detectado cuadros gripales, faringoamigdalitis y unos cuantos de gastroenteritis, pero nada grave”, dijo la especialista.

En casa los padres toman medidas. Víctor Córdova llevó a su hijo Jesús a un hospital para un chequeo general. “Gracias a Dios las pruebas fueron negativas. Estábamos preocupados”.

El niño de 3 años compartía aula con uno de los dos niños que siguen hospitalizados en el Roberto Gilbert. Según los médicos del pediátrico, los pequeños evolucionan favorablemente a los antibióticos. Uno sigue en Cuidados Intermedios y el otro en sala.

Al mediodía, en la casa de los Vargas Troncoso solo se oía el correteo de Diego, de 3 años. A ratos se detenía para mirar el féretro en la sala y luego corría a los brazos de Gladys, su mamá. “Cuando me pregunta por Adrián no sé qué decirle. Trato de ser fuerte... él es ahora mi único niño”. El sepelio de Adrián fue a las 17:00, en Jardines de Esperanza.

Califique
2
( votos)