Tiempo de lectura: 3' 27'' No. de palabras: 420

Es un equipo totalmente nuevo pero solo se lo usa como escritorio. Uno de los tres aparatos de rayos X del Hospital Abel Gilbert Pontón de Guayaquil está inservible pese a la alta demanda de usuarios que registra el área de Imagenología.

A diario, solo en rayos X se realizan unas 140 radiografías. La mañana de ayer Nancy Farfán esperaba recostada bajo un viejo aparato que, según los tecnólogos de la sala, llegó al hospital en 1998. El otro también es antiguo.

El continuo uso provoca averías a menudo. “Hace poco solo los pintaron, pero siempre se están dañando”, contó una doctora.


  • Vídeo

Continúan los problemas en el Hospital de Guayaquil



En tanto, el moderno equipo que llegó en enero está cubierto con papeles y carpetas. La computadora y el equipo de impresión de radiografías están arrumados en una habitación.

El problema se repite en ecografía. El área tiene tres equipos, pero prácticamente solo uno cubre toda la demanda. De los dos restantes uno es muy antiguo y solo se usa para ecografías simples. El otro fue llevado a reparación.

Los gritos y las quejas se oyen a diario en las ventanillas de Imagenología. Ayer, decenas de pacientes esperaban en largas filas fijar la fecha para sus exámenes. Algunos eran citados para octubre, otros para noviembre y hasta para enero del 2012.

Por tres días Bertha Zambrano trató de fechar dos tomografías para su esposo, Carlos Gutiérrez. Él fue ingresado hace cuatro meses por un problema en la columna. “Desde el 23 de agosto estoy esperando porque el tomógrafo se dañó. Y ahora dicen que todavía falla y sigo esperando”.

El ministro de Salud, David Chiriboga, asegura que el tomógrafo fue rehabilitado por completo y que desde el domingo hasta ayer se realizaron 90 tomografías. Además, dispuso que Imagenología atienda las 24 horas.

Esta última área reportó 3 900 informes de rayos X, tomografías y resonancias desde junio pasado. Pero el hospital no tiene una estadística de cuántos exámenes se requieren y cuántos cubren.

Mario Rendón, coordinador del área, dice que requieren de urgencia un sistema digitalizado. Y sugiere comprar dos equipos de rayos X, dos ecógrafos y contratar más tecnólogos y especialistas.

Parte de los USD 7 millones para la reestructuración se invertirían en equipos. Pero el litotriptor, un equipo para destruir cálculos renales por medio de ondas sonoras, está dañado desde enero.

Califique
2
( votos)