Tiempo de lectura: 5' 4'' No. de palabras: 838

Con un mandil blanco Johana Cárdenas atiende a los pacientes que llegan a la Facultad de Odontología de la Universidad Cristiana Latinoamericana (UCL). Ella está en décimo y último semestre de esta carrera (de cinco años) y en estas prácticas demuestra el conocimiento adquirido.

La UCL es una de las 26 universidades, que está en categoría E que se someterán este mes a las evaluaciones del Consejo de Evaluación, Acreditación y Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Ceaaces).

Además de las visitas in situ para verificar si cumplieron con las exigencias dictadas por el ex Conea, en noviembre del 2009, el Ceaaces tomará un examen de conocimiento general a los estudiantes de último año de las diferentes carreras.

Este examen está previsto que se tome en la primera quincena de febrero. Según indicó el departamento de Comunicación del ente, en estos días se entregará la guía de preguntas. Lo gratificante para los alumnos será que recibirán un certificado de excelencia si sacan buenas notas y becas (que aún están en análisis). Igualmente, está en análisis el tiempo estimado que durará la prueba. Mientras que los mismos evaluadores serán los encargados de tomar el examen al alumnado.

La UCL, por ejemplo, tiene 19 carreras y una de estas es Odontología, en donde Cárdenas y sus 12 compañeros rendirán la prueba. En total, este centro de educación superior tiene 684 estudiantes en los últimos años de carrera.

Para esto, los jóvenes se reúnen de manera particular para repasar materias desde los primeros años. “Hace tres semanas nos confirmaron que nos tomarán ese examen. La universidad nos dio un cuestionario de preguntas con todas las materias hace 15 días y esa es nuestra guía”, detalló la estudiante de 25 años.

El odontólogo Fernando Mancero, docente, se siente confiado de la capacidad de sus alumnos. “Deben estar en capacidad de defenderse, para eso los formamos, que demuestren que pueden ser buenos profesionales”.

En la Universidad Tecnológica América (Unita), Carlos Carrillo, rector, explicó que sus estudiantes fueron sometidos periódicamente a evaluaciones internas. En la Unita hay 1 450 estudiantes de último año en 20 carreras. Los alumnos también recibieron una guía temática de lo que pudiera contener el examen y cada quien estudia en su casa, indicó Daniela Gallardo, estudiante de Diseño Gráfico.

Además, reciben talleres temáticos, “para refrescar los conocimientos adquiridos. Sabemos que no afectará en nada nuestra profesión, pero queremos demostrar que tenemos el conocimiento suficiente”, sostuvo Gallardo.

La Universidad Og Mandino, con 13 carreras, también toma precauciones y empezó a reforzar el aprendizaje en sus aspirantes a profesionales. Jaqueline Vintimilla, directora académica, refirió que la comunicación interna fue prioridad desde el anuncio de evaluación a los últimos años de carrera. Como estrategias, esta institución elaboró su propia guía temática para distribuirla entre los alumnos y los profesores.

Vintimilla se mostró segura de que los resultados serán positivos tras los exámenes a los 75 alumnos, pues considera que la educación en la Og Mandino sí es de calidad. “Estamos conscientes del buen nivel que tenemos”.

En contraste, Andrea Carrión, alumna que pasa a séptimo semestre de Cosmetría, Materias Olísticas aplicadas a la Imagen Integral de la Universidad Iberoamericana del Ecuador, contó que hay incertidumbre entre sus compañeras. “Yo estoy cerca del final y por eso no me voy”, indicó.

La alumna detalló que estudiantes de segundo año se retiraron de la Iberoamericana para ingresar a la Universidad de Guayaquil, mientras que las que están en último año de carrera (octavo semestre) y rendirán el examen “reciben clases adicionales en materias de especialización en la mañana y la tarde”.

Guillaume Long, presidente del Ceaaces, expresó que este examen servirá como “un nuevo parámetro” para las evaluaciones de estas 26 universidades.

Pero aclaró que “no comprometerá en lo más mínimo la carrera del alumno”. Los resultados serán entregados a cada estudiante de forma privada para que sea consciente del nivel en el que están.

Punto de vista
Daniel Herrera/ Ingeniero


‘No importa de qué ‘U’ provenga’

Soy ingeniero mecánico graduado de la Universidad Israel hace un año. Allí siempre han tomado pruebas con cierto grado de dificultad  durante los años de carrera, por ello creo que no será complicado para los estudiantes.

Aunque la universidad está en categoría E  tampoco tuve problemas para conseguir trabajo. En las empresas donde laboré nunca se fijaron de dónde provenía, sino del conocimiento y el aporte que podía dar profesionalmente. El nivel de  mi educación fue suficientemente competitivo como para seguir la vida profesional en cualquier empresa.

No concuerdo con las evaluaciones, el nivel lo determina la experiencia  que se gana.

Califique
2
( votos)