Tiempo de lectura: 5' 36'' No. de palabras: 818

La mayor contaminación en las playas de la provincia de Esmeraldas es generada por las aguas residuales, que van directamente al mar sin tratamiento previo.

Estas aguas provienen del sistema de alcantarillado, del uso doméstico y de la hostelería. El Ministerio del Ambiente, en un informe presentado en abril del 2009, establece que este problema está presente en las playas de Esmeraldas, Atacames, Súa, Muisne, Tonsupa y Las Peñas.

En el caso de Atacames, se implementó hace tres meses un sistema de tratamiento de aguas residuales, con lo cual se busca minimizar el impacto en el mar.

Hasta hace poco, el río Atacames era la fuente de descargas de todas las aguas servidas de la ciudad, de acuerdo con la presidenta de la Cámara de Turismo de Atacames, Antonia Montaño.

En el caso de la ciudad de Esmeraldas, las descargas de las alcantarillas han producido una sedimentación en el río del mismo nombre, que desemboca en el mar. Los 300 hoteles que hay en Tonsupa, Atacames y Súa tienen un pozo séptico, los que son descargados cada tres meses en temporada baja, por medio de carros hidrosuccionadores.

Un 30% de los hoteles están conectados al sistema de alcantarillado sanitario de Atacames, en funcionamiento desde hace tres meses. También un 75% de la población, de 15 000 habitantes.

Pero la subsecretaria del Ministerio de Turismo, Narcisa Cárdenas, luego de reconocer que hay un problema de contaminación, dice que en agosto próximo iniciarán una campaña de sensibilización con los municipios. “Creo que más que satanizar, se debe motivar a los cabildos a que cuenten con sistemas de alcantarillado para garantizar la utilización de las playas”.

El jefe de Control Ambiental del Ministerio del Ambiente, Lenin Bajaña, aseguró que no hay un estudio reciente que establezca el grado de contaminación por esta causa. Por ello se notificará al Municipio de Atacames, para que realice pruebas de agua en sus piscinas. También una inspección en Tonsupa, donde se denuncia que las aguas sin tratamiento son tiradas al mar.

Ese Ministerio también inició un proceso administrativo contra un condominio turístico, porque se detectó que, durante cinco años estuvo contaminando el mar. Las aguas salían del complejo turístico sin ningún tratamiento. Según Bajaña, la multa impuesta es de USD 58 000.

Y se inició un proceso contra la Empresa de Agua y Alcantarillado de Esmeraldas, por contaminar con excretas. El jefe del Departamento Jurídico de la entidad, Washington Estupiñán, dijo que contestaron al Ministerio del Ambiente la acción iniciada.

Otro problema: agua de lastre de barcos petroleros

El agua de lastre que se descarga de los barcos petroleros también es causa de contaminación del mar. Frente a la playa de Las Palmas, en Esmeraldas, operan las terminales petroleras de Balao, Tepre y OCP, que reciben 600 barcos petroleros anuales; entre 50 y 60 al mes.

El jefe de Control de Contaminación y Carga de la Superintendencia de Balao, Fabián Hidalgo, dice que semanalmente toman pruebas de agua, para ver si está en los niveles adecuados.

Las muestras se recogen en las tres terminales, en la playa de Las Palmas y en Puerto Artesanal Pesquero. Pero reconoce que los aceites de motores fuera de borda y vísceras de peces continúan siendo arrojados al océano. “Con el derrame de petróleo producido hace cinco años, se contaminó la playa de Las Palmas, hoy se toman precauciones para prevenir un desastre”, dice Hidalgo.

Proyecto para manejar los desechos sólidos

Esmeraldas, Tonsupa, Atacames, Súa, Muisne, Las Peñas son parte de las 12 playas donde el Ministerio de Turismo aplica el proyecto Playa Limpia, con participación de los municipios.

En Las Palmas, el Ministerio del Ambiente y estudiantes de Ingeniería Ambiental de la Universidad Católica de Esmeraldas trabajan en la recolección y selección de desechos.

En Tonsupa, Honorio Gómez limpia la playa. Fue contratado por los vendedores de cebiches, caipiriñas y parasoles, quienes le pagan USD 250 al mes. Con un tacho, una pala y una escoba recoge la basura. En la semana llena unos ocho sacos de desechos plásticos, en promedio.

Más indicadores

En agosto, el Ministerio de Turismo iniciará la certificación de playas, que consiste en un manejo ambiental para convertirlas en destino turístico.

En la playa de Mompiche, los barcos que descargan pinchagua (pez pequeño) en la playa, generan contaminación, dice Rocío Panchano, directora de Turismo de Muisne.

El director de Turismo de Atacames, Gonzalo Altamirano, dice que los hoteleros se conectaron al sistema de alcantarillado. La cabecera cantonal generaba mayor contaminación.

A 50 millas, antes de entrar a las costas de Esmeraldas, los buques deben dejar el agua de lastre, que puede causar contaminación en las playas.

Califique
2
( votos)