Tiempo de lectura: 4' 43'' No. de palabras: 772

El intento más reciente por ingresar a la casa donde, presuntamente, un grupo de huaorani mató con armas de fuego a, por lo menos, 30 taromenane se hizo el pasado fin de semana.

Según Eduardo Pichilingue, asesor de la Organización Huaorani de Orellana, el viernes, las condiciones meteorológicas no permitieron que el helicóptero despegara, mientras que el sábado hubo una orden del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas que prohibió cualquier descenso en la zona del posible ataque.

La aeronave tenía previsto salir desde Coca (Orellana), con personal de la Fiscalía, el Ministerio de Justicia y la Comisión del Ejecutivo que se encuentra a cargo de la investigación los hechos.

Este fue el cuarto intento por ingresar a la vivienda. En ese sitio se espera encontrar indicios sobre la matanza de los taromenane. Este hecho habría ocurrido en venganza por la muerte de los ancianos huaorani Ompore y Bugenay. Los dos fueron atacados con lanzas en su comunidad Yarentaro.

Las razones concretas de ambos enfrentamientos aún son desconocidas. Hoy se cumplen 150 días del segundo ataque y no hay resultados concretos de la investigación.

En la Fiscalía se informa que se trata de una indagación previa (aún no se abre un proceso penal) y que los informes son reservados.

Sin embargo, las autoridades ya lograron determinar el sitio donde está la casa del grupo no contactado. Esto luego de múltiples conversaciones con las comunidades huaorani y con los guerreros que habrían participado en el ataque. Según el Informe emitido por el Ministerio de Justicia sobre los enfrentamientos, está ubicada al sur de Yarentaro.

En dicho documento se indica que se trata de una choza con capacidad para unas 30 personas. Además incluye imágenes entregadas por el grupo sobre la matanza. Se muestran el techo en el que se observa una abertura. No se habría terminado de construir aún la vivienda. Por ello el informe ministerial concluye que los taromenane llevaban poco tiempo allí.

José Tonello, quien preside la Comisión que investiga los hechos, aseguró que no se determina aún si los taromenane que murieron fueron los mismos que atacaron a Ompore y Bugenay. Pichilingue acotó que solo se conoce que otra vivienda de no contactados vacía se halló al norte de Yarentaro.

Estos indicios habría usado el grupo huaorani para llegar al lugar luego de realizar excursiones antes de ubicar al grupo para atacarlo.

También ya se trabajó en el peritaje de las lanzas que se encontraron en los cuerpos de los ancianos huaorani. La antropóloga Laura Rival, catedrática de la Universidad de Oxford y estudiosa de las comunidades huaorani, determinó por sus características que podrían ser de los pueblos no contactados.

Las niñas taromenane

Dos niñas taromenane, de aproximadamente tres y ocho años, fueron llevadas por los presuntos atacantes hasta una comunidad huaorani después de la matanza a su familia.

Las autoridades de Salud las inmunizaron para que no se contagien de enfermedades, puesto que el organismo de los no contactados no tiene las suficientes defensas para evitar algunas dolencias.

Pichilingue señaló que una posible devolución de las niñas a su pueblo no sería posible. Esto debido a la salud, puesto que ellas ya podrían ser portadoras de un virus letal para los no contactados.

Agregó que se analiza la posibilidad de que sean trasladadas a otra comunidad huaorani con mejores condiciones de hábitat para ellas.

No se ha logrado determinar si las niñas son hermanas. Pero se presume que tienen algún vínculo de consanguinidad entre sí.

Aún así ellas viven separadas en dos diferentes familias huaorani. Las autoridades habían ofrecido que se construiría una casa para que las dos pudieran vivir juntas, pero aún no se ha concretado.

José Tonello dijo que la mayor de las niñas ya ha hablado con los representantes de las autoridades. Ha dicho que con su familia vieron caer alimentos del cielo.

Esta es una de las versiones que maneja la Fiscalía que pudieron haber desencadenado el ataque. Así lo afirmó Galo Chiriboga, fiscal general, en abril pasado.

Los ataques

  • El 29 de marzo pasado, más de 30 taromenane habrían muerto. El número de víctimas fue anunciado por la nacionalidad Huaorani del Ecuador.
  • 24 días antes, los ancianos huaorani Ompore y Buganey murieron lanceados en un ataque presuntamente de los taromenane.
  • El Ejecutivo creó una Comisión para investigar los hechos en junio pasado.
Califique
2
( votos)