Tiempo de lectura: 6' 43'' No. de palabras: 1093

Quienes incurran en delitos de robo y de hurto recibirán sanciones más duras. Así se establece en el proyecto del nuevo Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Con la nueva ley, quien se sustraiga pertenencias en una unidad de transporte, reuniones o donde haya aglomeración de gente será sancionado con una pena de tres a cinco años de reclusión. Esta se aplicará así el hecho no haya ocurrido con violencia, amenazas, ni fuerza en las cosas.

A este delito, en el artículo 197 del COIP se denomina hurto agravado. En la nueva normativa también se establecen contravenciones por este ilícito. Al respecto, el artículo 209 señala que "en caso de que lo sustraído no supere un salario básico (USD 318), la persona será sancionada con una pena de 15 a 30 días. Para la determinación de la infracción se considerará el valor de la cosa el momento del apoderamiento".

En el Código Penal vigente, el hurto se castiga con 1 a 3 años de cárcel. Se lo considera una contravención de cuarta clase cuando -según el artículo 607- el valor de las cosas hurtadas no supere el 50% de un sueldo básico. Además, plantea una multa de USD 14 a 28 y prisión de cinco a 30 días.

El robo en el COIP
Al egresado de abogacía Andrés Castillo, de 24 años, le dieron escopolamina (sustancia que adormece a las personas) para robarle su celular, dinero del cajero automático y la chompa que llevaba puesta. Esto le ocurrió en una zona concurrida de Quito.

Al día siguiente del atraco, el afectado se despertó en la camilla de un hospital y solo recordaba el nombre de su padre y el sitio en donde este trabaja.

El delito que el joven sufrió es considerado como robo y el nuevo Código Penal lo sanciona con penas de 5 a 7 años.

Al respecto, el artículo 189 señala que este delito se ejecuta "utilizando sustancias que afecten la capacidad volitiva, cognitiva y motriz, con el fin de someter a la víctima, de dejarla en estado de somnolencia (...)". Si la víctima sufre lesiones graves, la pena será de 7 a 10 años.

Pese a que sufriera el robo, Castillo dice que es demasiado drástico someter a los infractores a penas tan graves. A su juicio, "el Estado debería enfocarse en lograr una verdadera rehabilitación social y no únicamente en endurecer los castigos con cárcel".

En la actual normativa, los robos se sancionan con prisión de uno a cinco años y con reclusión menor de tres a seis "en los casos en que se perpetren con violencia contra las personas, tomando en consideración el valor de las cosas robadas", según el artículo 551.

Según el informe Delincuencia y Justicia penal, que difundió la Fiscalía, en septiembre pasado, las denuncias de robos a personas aumentaron en el país entre enero y marzo de este año. Por ejemplo, en los tres primeros meses del 2012 se reportaron 7 272 hechos. En el mismo período de este año hubo 8 309. Los objetos que más se sustrajeron fueron dinero, documentos personales y celulares En el debate
El cuestionamiento surge sobre que si se reducirán los índices de hurtos y robos en el país con la implementación de penas más severas. Ciudadanos, líderes de colectivos sociales y de Derechos Humanos (DD.HH.) y juristas tienen puntos de vista diferentes.

Ramiro García es presidente del Instituto Ecuatoriano de Derecho Penal. A su juicio, las penas por hurto son "una clara demostración del punitivismo que caracteriza a este Código (COIP)". Agrega que mejor se debería buscar otras alternativas que no sean el encierro.

Con este criterio coincide la directora del Movimiento Contra la Usura en Loja, Teresa Ordóñez, quien afirma que es "muy fuerte" castigar a alguien por hurtar artículos. "Hay casos de jóvenes que lo hacen en un momento de locura, pero no es para tanto". Sugiere que la solución es darle al infractor trabajos comunitarios por 6 meses.

imagen

El director del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, Billy Navarrete, cree que hay casos de personas que lo hacen por necesidad y que requieren ayuda. "Esos contextos tienen que ser analizados".

El ingeniero en marketing, David D., de 44 años, no piensa igual. Él cree que se debe dejar un precedente en cuanto a sanciones para castigar a los infractores. Él sufrió un asalto en las afueras de su trabajo, en el norte de Quito y con golpes le arrebataron su computadora portátil. "Casi me apuñalan y terminé completamente ensangrentado". En casos como este, los robos se sancionan con hasta un año de reclusión.

Para el jurista Gonzalo Realpe, uno de los aspectos positivos del nuevo Código es que se mantienen las contravenciones por robo y hurto. "Con la implementación de la contravenciones, los trámites de los procesos y los juicios ganarán en rapidez y no se estancarán".

Así, en medio de estos debates, se aguarda la aprobación o el veto al COIP del Ejecutivo.

Qué dice la ley
Con relación al hurto,  el Código Orgánico Penal, art. 196, dice que quien sin ejercer violencia o intimidación en las víctimas se apodere de sus pertenencias será sancionado con una pena de seis meses a dos años de prisión.

En cuanto al hurto  agravado, el artículo 197 señala que este será sancionado con pena privativa de libertad de 3 a 5 años.

El Código Penal vigente señala que el hurto será reprimido con prisión de un mes a tres años.

Además, en la ley  actual, el hurto puede ser castigado con hasta cinco años cuando la víctima fuere de escasos recursos económicos, o cuando lo sustraído fuere bastante para arruinar su propiedad.

Sobre el delito de robo,  el COIP lo sanciona con el artículo 189. Castiga a quien se apodere de un objeto mediante amenazas o violencia o tenga igual actitud para evitar que se denuncie.

La sanción para quien  robe con violencia será de 5 a 7 años de prisión. La ley actual castiga con 1 a 5 años de reclusión.

Pero si la víctima,  como consecuencia del asalto, sufre lesiones graves, la pena será de 7 a 10 años.

Califique
2
( votos)