Tiempo de lectura: 3' 28'' No. de palabras: 564

¡Detente! Esta historia debe cambiar…! El mensaje forma parte de la imagen donde está una mujer arrodillada, con moretones en su ojo. Delante, un hombre con el puño cerrado.

El afiche, colgado en el pecho de William Bustamante (24 años) buscaba difundir un freno a la violencia familiar. En cada luz roja del semáforo de las calles Tungurahua y av. 9 de Octubre (centro), el joven caminaba entre los automóviles.

En otro punto de concentración, en la av. Quito y Gómez Rendón, jóvenes de entre 14 y 23 años entregaban a los transeúntes volantes con el mensaje: "Yo quiero paz".

Los hechos violentos registrados últimamente en Guayaquil promovieron que otras personas se unieran y aplaudieran la iniciativa de combatir la violencia en contra de la mujer, niños y ancianos. Muchas personas que se adherían agregaban un motivo más de protesta: la inseguridad ciudadana.

La muerte de cinco menores en un incendio, supuestamente provocado por el conviviente de su madre hace una semana; y el crimen del periodista Fausto Valdiviezo, el jueves pasado, parecían estar latentes en esa concentración liderada por integrantes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.

El grupo tenía previsto convocar a cientos de personas y reunirse en la explanada del IMAX, Malecón 2000, al término de la tarde, para difundir más mensajes afines.

Álex Morán (23), Kesli Preciado (17), Bruce Andriuoli (14) y Alfonso Aquino (19) recorrían juntos la av. 9 de Octubre. A cada persona que lo permitía, le decían que la falta de valores estaba promoviendo una sociedad más violenta. Sugerían la lectura de textos que condenan la violencia.

Leonidas Sarmiento tomó una de las volantes y, aunque dijo estar a favor de estas iniciativas, comentó que todo esfuerzo es pequeño si no existen políticas que tiendan a proteger a la ciudadanía.

Para Katherine Zambrano lo más preocupante era que se siga extendiendo la modalidad de sicariato, sin previsible freno alguno.

Mientras este tipo de temas seguían generando opinión ciudadana en las calles, el presidente de la República, Rafael Correa, aseguró ayer que ya hay pistas sobre el asesinato del periodista Fausto Valdiviezo. "Ya tenemos pistas sobre este asesinato, obviamente jamás se van a escatimar recursos para descubrir la verdad", señaló.

El Mandatario, quien se ha declarado "consternado" por el asesinato de Valdiviezo, dijo que lucharán "para que se esclarezcan los móviles y autores de este crimen".

Según testigos, el crimen ocurrió cuando Valdiviezo salía de casa de su madre y se encontraba dentro de su automóvil, cuando recibió disparos de un hombre encapuchado que se le acercó.

Las investigaciones

Los familiares y los amigos de Fausto Valdiviezo dijeron estar en vigilia, para evitar la impunidad en el crimen del periodista. "Ya basta, hasta cuándo vamos a aceptar esto", exclamó su hermano, Alfredo.

Hasta la tarde de ayer no había un pronunciamiento del Ministerio del Interior, respecto al avance de las investigaciones. Aunque trascendió que la Policía armaba un identikit del presunto asesino de Valdiviezo.

Luego del sepelio del comunicador, efectuado la tarde del viernes, la familia esperaba recibir ayer las cenizas en el cementerio Jardines de la Esperanza. Homenajes póstumos de canales, radios y artistas se anunciaron para los próximos días.

Califique
2
( votos)