Tiempo de lectura: 6' 37'' No. de palabras: 1073

La denuncia que llegó hasta la Policía alertaba de la supuesta detención ilegal de una joven lesbiana.

En junio del 2011, la Dirección de Salud Mental del Guayas y la Policía Judicial allanaron un inmueble en el norte de Guayaquil. La Fundación Amigos por la Vida reveló en que en ese lugar permanecía retenida, contra su voluntad, una joven. Su internamiento se dio un mes atrás y para evitar que huyera la mantenían sedada.

Se trataba de Karen: 22 años, cabello corto y ojos almendrados; se presume que fue internada con la complicidad de sus padres.

La Dirección de Salud clausuró el centro, por contravenir el Artículo 22 del Reglamento de calificación, autorización, control y regulación de los centros de recuperación para personas con adicción que genere dependencias.

Este documento, vigente desde julio del 2010, prohíbe que una persona sea sometida a tratamientos médicos o psicológicos o a permanecer confinada por motivos de su orientación sexual o identidad de género.

La comunidad de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexo (Glbti) cree que centros similares, que ofertan "curar" la homosexualidad, siguen funcionando en Guayaquil en la clandestinidad. "Estos existen porque se escudan en el concepto de que la orientación sexual se puede curar, como si fuese una elección", se lamenta Diana Maldonado, coordinadora de Silueta X, una organización con sede en Guayaquil que promueve los derechos de la comunidad Lgbti.

Maldonado hace una pausa en la proyección de una película de temática gay que la semana pasada se exhibía en el estrecho local de Silueta X.

"Lo que hacen en estos centros es maltratarlas, torturarlas". Aunque se considera bisexual, la activista formalizó en mayo del 2012 una relación con su actual compañera ante una jueza. Ella asegura que descubrió que le gustaban las mujeres cuando tenía unos 11 o 12 años. "A esa edad no era consciente de mi bisexualidad. Me casé y tuve una hija, pero siempre estaba latente esa atracción".

Maldonado prefiere mantener el anonimato de su actual pareja.

El Ministerio del Salud clausuró este año 19 centros que no cumplieron los requisitos para su funcionamiento. El organismo no ha detallado cuántos prometían la "cura" de la homosexualidad.

Un cálculo del Ministerio de Salud señala que existirían más de 200 establecimientos que ofertan esa terapias en el país. "Gran parte son clandestinos, y, en muchos casos, funcionan en el garaje de una vivienda", manifiestan los funcionarios.

El testimonio de Zulema, la joven de 22 años que el mes pasado escapó de un centro terapéutico clandestino en Tena, es similar al de otras víctimas de estas clínicas.

Yolanda, una joven profesional manabita, recuerda que la llevaron engañada. "Nunca supe que iba a una clínica. Toda mi familia se puso de acuerdo; me dijeron: vamos a visitar a una amiga que recién dio a luz. Fue un 10 de mayo, a las 8 de la noche".

Su testimonio y los de otras mujeres lesbianas son recogidos en la campaña Es Tiempo de Igualdad, promovida por una docena de organizaciones que promueven los derechos de las minorías sexuales.

Yolanda relató que en el 2009 estuvo cinco meses internada contra su voluntad, porque supuestamente tenía una adicción a su pareja. "Tu adicción es ella y eso es lo que tienes que dejar", recordó.

Un video de la misma campaña retrata a una joven que es raptada e ingresada en una clínica clandestina, donde es torturada y violada reiteradamente. "Creen que el internarlas las va a cambiar. Lo que hacen es maltratarlas", dice Maldonado El psiquiatra Carlos Orellana, subdirector técnico del Instituto de Neurociencias de Guayaquil considera que, el simple hecho de que un centro ofrezca curar la homosexualidad ya debe considerárselo ilegal y antiético. "La homosexualidad no es una patología. La psiquiatría la sacó de la lista de enfermedades en 1980", dice.

La Ley de Derechos y Amparo al Paciente reconoce la potestad de una persona a negarse a un tratamiento. El artículo 6 señala que todo paciente tiene derecho a elegir o declinar el tratamiento médico.

En esta misma Ley se establece que un paciente puede ser obligado a recibir una terapia solo cuando, mediante un juez, se establece que se trata de una persona sin conciencia o voluntad, como son los casos de enfermedad mental.

Maldonado estima que hay muchos otros testimonios como el de Zulema que no salen a la luz porque la víctima no denuncia por miedo a afectar a su familia.

"Es más común en las chicas. El padre se cree con derecho a la sexualidad de su hija".

Orellana lo confirma basado en su experiencia. "A mi consulta llegan padres desesperados, porque descubren que su hijo es homosexual. Más bien, uno tiene que tratar a los padres, no al joven".

Dos jóvenes vestidas con jeans y camisetas deportivas observan una sala de Silueta X la proyección de la película. Sus manos permanecen entrelazadas.

Una queja oficial a la Judicatura

La decisión generó reclamos. Luego de que la Justicia dispusiera medidas cautelares para las cuatro personas detenidas porque aparentemente manejaban un centro clandestino para "curar" la homosexualidad, la ministra de Salud, Carina Vance, presentó una queja ante el Consejo de la Judicatura del Napo.

Pese a que el fiscal Fabián Salazar dijo que exhibió "suficientes evidencias" de las violaciones a los derechos humanos que se habrían cometido en ese centro, el juez permitió la libertad de los detenidos y abrió una instrucción por supuesto delito de odio.

Dentro de las pruebas que presentó el fiscal la semana pasada está la denuncia de Zulema C. La joven dijo que fue internada 21 días contra su voluntad. Esto sucedió en mayo pasado y sus familiares la habrían llevado para que supuestamente le "curen" la homosexualidad. Los sospechosos deberán presentarse cada semana ante un juzgado mientras se investiga.

En este caso también fue procesada la comisaria de Salud del Tena, Yanine O. A ella se la vinculó con el centro de rehabilitación que operaba en esa localidad. Hasta ahora se desconoce el paradero de la mujer, quien formaba parte del comité local que investigaba a ese tipo de clínicas clandestinas.

Califique
2
( votos)