Tiempo de lectura: 2' 42'' No. de palabras: 428

Los hijos y la esposa de Óscar Caranqui abrazaron su ataúd durante la misa de despedida. Esta se realizó ayer en una funeraria del norte de la capital.

Caranqui, quien cumplía una sentencia por narcotráfico en el Centro de Rehabilitación Social número 2 de Guayaquil, denominado La Roca, fue asesinado con disparos el domingo pasado. Durante el velatorio, los parientes pusieron pasillos y lo despidieron en una ­ceremonia emotiva, en donde hubo llantos y brazos.

A un lado del féretro estaba escrita la frase: "Don Óscar, el Jaguar", que evoca el título del libro escrito por el fallecido. El cadáver vestía ayer un terno y corbata cafés, una camisa de color palo de rosa y llevaba puestas sus joyas.

Entre las alhajas se destacaban un rosario y un reloj de oro en su mano izquierda.

Wilson Velasteguí, abogado del fallecido, contó que el patrimonio de la víctima ascendería a unos USD 5 millones. "La Policía hizo su inventario, pedido por la Fiscalía". "Se hablaba de una hacienda ubicada en Atuntaqui valorada en unos USD 600 000, la casa de Otavalo, donde funcionaba la emisora (de radio) que costaba aproximadamente USD 90 000, una hacienda de 4 hectáreas con plaza ­ de toros, que la compró en USD 10 000", detalló el jurista.

El abogado también dijo que desconoce si Caranqui escribió un testamento en el que se determine cómo repartirá sus bienes. Explicó que hoy mantendrá una reunión con la familia del fallecido, la cual ayer lo despidió con una misa discreta, en el norte de Quito.

Por la tarde, amigos y allegados del fallecido se acercaron a los familiares para darles el pésame, y en horas de la noche estaba previsto que el cadáver fuese cremado.

Durante la misa, el sacerdote recordó los valores del fallecido. "Solo los hombres valientes escriben su verdad y ese fue Óscar Caranqui", manifestó en voz alta.

El suegro de la víctima contó que los restos del denominado 'Jaguar' permanecerán en Quito y no serán llevados a San Miguel de Ibarra, tierra natal de Caranqui.

En su velatorio, las personas que fueron a verlo por última vez comentaban sobre la herida que la víctima tenía en su frente.

Por la muerte de Óscar Caranqui, el Ministerio del Interior informó que hubo tres sospechosos detenidos. Uno de ellos estaba recluido en el mismo centro carcelario en el que el fallecido guardaba prisión desde hace tres años. Dos agentes penitenciarios recibieron prisión preventiva por este caso.

Califique
2
( votos)