Tiempo de lectura: 1' 38'' No. de palabras: 259

Los familiares de María Juana L., de siete años, aseguraron que la causa de su muerte fue un trauma craneal con un objeto contundente. “También fue violada”, dijo el padre la mañana del martes 10 de septiembre, mientras lloraba desconsolado afuera de la Morgue, en el norte de Quito.

En el informe de la autopsia se señala que hubo desgarro genital y también presentó una fractura de la cabeza. La víctima desapareció junto con dos hermanos, de tres y cinco años, hace tres semanas del interior de su casa, en el sur de Quito. Desde ayer, la niña es velada en casa de un tío, en el sur.

De los dos niños aún se investiga su paradero. Un grupo especial de la Policía se conformó para este caso.

Según el padre, los pequeños quedaron solos en casa durante 45 minutos, mientras él y su esposa fueron a comprar en el mercado para la merienda de esa noche. Cuando regresaron al departamento, los niños ya no estaban. Desde ahí, las únicas pistas sobre su paradero han sido falsas. Al siguiente día de la desaparición recibieron un mensaje de texto al celular. Alguien pidió un millón de dólares por los niños. El padre Ahora pide que le devuelvan con vida sus dos hijos.

La Policía cuenta con la línea 1800 Delito (335486) para quien tenga información que ayude a dar con el paradero de los niños. Se guardará absoluta reserva.

Califique
2
( votos)