Tiempo de lectura: 3' 7'' No. de palabras: 497

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el miércoles detener inmediatamente el uso de exámenes de sangre para detectar la tuberculosis activa, ya que tendrían defectos y pondrían a millones de personas en riesgo.

Funcionarios de la OMS señalaron que la producción de los kits de estas pruebas está en manos fundamentalmente de firmas occidentales que los exportan al mundo en desarrollo porque no pasaron los estándares regulatorios en las naciones ricas.

"Evidencia abrumadora demostró que los test sanguíneos producían un nivel inaceptable de resultados erróneos", que llevan a un mal diagnóstico y a equivocaciones terapéuticas, indicó la agencia de Naciones Unidas tras un análisis de un año de duración sobre el tema.

Estudios mostraron que al menos la mitad de las pruebas hallan la enfermedad en pacientes que en realidad no la tienen, o señalan su ausencia cuando en verdad la tuberculosis (TB) está presente.

"Por lo tanto, ponen en peligro las vidas de los pacientes", dijo el jefe de prevención de la TB de la OMS, Mario Raviglione. Según datos de la agencia, cada año se realizan por lo menos 2 millones de estas pruebas en unas 17 naciones en desarrollo -incluidas China e India-, casi exclusivamente por parte de médicos y empleados sanitarios del sector privado o semi-privado.

"La OMS está instando a los países a prohibir los exámenes de sangre inexactos y no autorizados y, en cambio, confiar en los test microbiológicos o moleculares como recomienda la OMS", indicó un comunicado de la agencia.

La especialista en TB de la OMS Karin Weyer dio una conferencia de prensa para anunciar esta medida altamente inusual por parte de la agencia. El Gobierno indio había pedido al organismo de Naciones Unidas que realice un análisis detallado de estas pruebas, en venta desde mediados de los 90. La OMS nunca recomendó el uso de estos test.

"Suelen comercializarse en países con mecanismos regulatorios débiles (...) donde incentivos al comercio cuestionables pueden soslayar el bienestar de los pacientes", dijo Weyer. "Es un negocio multimillonario centrado en la venta de pruebas por debajo del estándar que brindan resultados poco confiables", añadió.

La mayoría de los test se fabrican en Europa y América del Norte, en países como Francia, Italia, Alemania, Holanda y Estados Unidos, "aun cuando los exámenes de sangre (de la TB) no están aprobados por ningún cuerpo regulador", señaló la OMS en un comunicado.

Se trata de la primera "negativa" explícita de la agencia de la ONU sobre una práctica relacionada con la atención de la TB, una enfermedad que causa la muerte de 1,7 millones de personas por año. Los test, de los que hay por lo menos 18 disponibles en el mercado, "deben dejar de usarse inmediatamente y en todos lados", dijo Raviglione en la conferencia de prensa.

Califique
2
( votos)