Tiempo de lectura: 4' 11'' No. de palabras: 634

La secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton, conquistó hoy a una audiencia escéptica en la XIX Conferencia Internacional del Sida, al enfatizar que la meta de su país es "una generación libre del mal".

En la segunda jornada de la conferencia, que se celebra en EE.UU. por primera vez desde 1990 y ha congregado a más de 20 000 personas, Clinton fue la oradora principal ante una multitud que incluye muchos críticos de la política de Washington hacia el sida.

Al inicio, Clinton reconoció a los disconformes que saludaron su llegada al escenario con consignas señalando que "una de las razones por las cuales hemos avanzado tanto (en la lucha contra el sida) es porque siempre ha habido en todo el mundo personas insatisfechas con lo que ya hemos hecho".

"Hay quienes ponen en duda que EE.UU. mantenga su compromiso en la brega por prevenir y tratar la infección con el virus de inmunodeficiencia humana, y dar tratamiento a quienes desarrollen el síndrome de inmunodeficiencia humana", añadió.

Numerosos grupos que, dentro y fuera de EE.UU., trabajan para el desarrollo de tratamientos, investigación científica y asistencia a personas portadoras del VIH o con sida, han criticado las recientes decisiones del presidente Barack Obama que reasignan fondos de EE.UU. para estos servicios.

"Seguimos comprometidos, no hemos abandonado y no vamos a abandonar esta lucha hasta que alcancemos el hito de una generación libre del sida", dijo Clinton.

"Eso significa que en ninguna parte del mundo nazcan niños con el virus, que los niños y adolescentes lleguen a adultos con un riesgo mucho menor de infección, vivan donde vivan", continuó la funcionaria. "Y que si alguien adquiere el VIH, tenga el tratamiento para evitar el desarrollo del sida y el contagio a otras personas", apuntó la secretaria de Estado.

"Seguiremos bregando sin pausas hasta que haya una cura o una vacuna", añadió Clinton, quien apuntó que la estrategia actual para lidiar con esta enfermedad incluye el tratamiento, la prevención (con el uso de condones y la circuncisión masculina), y la prevención del contagio de madre a hijo.

Clinton concluyó entre aplausos su discurso de 34 minutos, y se fue de la sala entre ovaciones.

En la apertura de la jornada, en un mensaje audiovisual grabado, el presidente de Francia, Francois Hollande, sostuvo que su Gobierno quiere "crear nuevas financiaciones, suplementarias" para los programas globales de lucha contra el VIH/sida.

"Éste es el sentido del impuesto sobre las transacciones financieras que mi país ha decidido incorporar desde el primero de agosto", añadió Hollande, quien recordó que en la reciente Cumbre del Grupo de los 20 él propuso ampliar este impuesto a escala europea y mundial "de modo que podamos dar nuevas sumas para la lucha contra el sida".

"En un contexto económico y financiero difícil el compromiso de los Estados y los donantes es indispensable", afirmó Hollande.

Desde la identificación del sida a comienzos de la década de 1980, más de 30 millones de personas han muerto por enfermedades vinculadas con ese síndrome en todo el mundo, y la Organización Mundial de la Salud calcula que hay por lo menos 35 millones de personas portadoras del virus.

En EE.UU. durante las últimas dos décadas han bajado las tasas de nuevos casos de infección con el VIH y de casos de sida, excepto en dos grupos: los hombres negros homosexuales y los jóvenes latinos.

Más de la mitad de las personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en América Latina son hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, según un estudio publicado por la revista Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes (JAIDS).

Califique
2
( votos)