La feria, a propósito del mes mundial del veganismo, agrupa a propuestas independientes de alternativas para alimentación y vestimenta. Foto: Paul Rivas / EL COMERCIO

La feria, a propósito del mes mundial del veganismo, agrupa a propuestas independientes de alternativas para alimentación y vestimenta. Foto: Paul Rivas / EL COMERCIO

#Gastronews

El veganismo tuvo su espacio de exposición en Quito

La Capilla del Hombre recibe a expositores y visitantes que están interesandos en un estilo de vida que sea consciente y cuide del medioambiente. El primer día de la feria vegana, a propósito del mes mundial del veganismo, se desarrolla en este espacio desde las 09:00 hasta las 17:00 del sábado 25 de noviembre de 2017. Mañana, domingo 26, también estará funcionando esta propuesta.

La feria agrupa a propuestas independientes de alternativas para alimentación y vestimenta. También están presentes fundaciones u organizaciones que trabajn en pro del cuidado de los animales. María Solís, naturóloga y una de las personas que se ha sumado para apoyar esta iniciativa, comenta que el objetivo de este espacio es que se conozca más sobre alimentación consciente, cuidado de la naturaleza y los animales.

En la feria se encuentra diversos stands de alimentos: hay productos orgnánicos para preparar las comidas, hay espacios que ofrecen platos preparados para servirse, otros ofrecen dulces de pastelería vegana. También hay bebidas naturales sin azúcar, golosinas como gomitas de quinua y amaranto, entre otras novedades. Los asistentes tienen también la oportunidad de aprender a preparar recetas veganas. En el primer día se dictaron charlas de este tipo de cocina.

Virginia Lugo, emprendedora de El Delantal Verde –espacio en el que se hacen productos 100% veganos como pastelería, hamburguesas, bocaditos–, fue una de las personas que dictó una de las demostraciones. La idea de esto es que la gente aprenda sobre este tipo de gastronomía para que se anime a adoptarla. Lugo asegura que este tipo de alimentación tiene beneficios para a salud y que no es tan difícil comenzar a llevar una vida vegana.

En la feria se encuentran propuestas que tienen un impacto positivo en el mundo que no están relacionadas a la comida. Por ejemplo, se encuentra algunos stands con prendas de vestir o accesorios que siguen esta filosofía de respeto a la naturaliza y su cuidado. Es el caso de Charana, una línea de ropa de diseño sostenible. Ángeles López, la diseñadora, explica que las prendas se hacen a partir de los retazos que genera la industria textil. Esto permite aportar en el cuidado de la naturaleza a través de la utilización de elementos que podrían ser desperdicios.

Todas estas alternativas permiten a quienes las adoptan tener una vida que sea mucho más consciente y cuidados con el mundo en el que viven. Esta consciencia está presente en todo lo que se hace. Por ejemplo, dentro de la programación de la feria se incluyeron talleres de relajación, meditación, gimnasia psicofísica y practicas que implican tener una consciencia global para aportar al desarrollo integral de cada persona.