La Burguesa Tres versiones: la Poderosa, con pan ciabatta y carne vegetariana; la Hortelana, con carne juicy lucy y camotes fritos, y Pan de maíz, con queso brie y tomates secos. Foto: Sabores

La Burguesa Tres versiones: la Poderosa, con pan ciabatta y carne vegetariana; la Hortelana, con carne juicy lucy y camotes fritos, y Pan de maíz, con queso brie y tomates secos. Foto: Sabores

#Menú

En la variedad está el gusto por las hamburguesas

Ana Veintimilla. Redactora (I)
abveintimilla@elcomercio.com

El pan suave, la lechuga crocante, la textura del tomate y su salsa acompañando a una proteína crean en la mente un deseo de ese platillo de comida rápida conocida popularmente como hamburguesa.

La receta se convierte en versiones gourmet, veganas o vegetarianas con sencillos giros que amplían la oferta de este platillo en cada local.

La variedad de pan y elecciones de acompañantes a gusto del comensal son la clave en La Burguesa. Martín Lira, chef ejecutivo y propietario, explica que en el restaurante cada ingrediente se trabaja desde cero como el tocino o los encurtidos de jalapeños, lo que asegura la calidad de preparaciones que ofrece.

Los panes hechos en casa varían entre brioche, de maíz, ciabatta o integral. Estos se suman a opciones vegetarianas tanto como carnívoras. Lira resalta que buscan masas suaves que aporten sabor a la receta final y que sean blandos para que faciliten al comensal al comerlos.

Ahimsa Vegan  El restaurante ofrece hamburguesas de remolacha con carne de quinua, cebolla caramelizada y queso de almendra o pan pesto con fréjol rojo y negro y queso vegano. Foto: Sabores

Ahimsa Vegan El restaurante ofrece hamburguesas de remolacha con carne de quinua, cebolla caramelizada y queso de almendra o pan pesto con fréjol rojo y negro y queso vegano. Foto: Sabores

En Ahimsa Vegan Food, además del cambio en la carne con el uso de proteínas vegetales, el pan resalta por su tonalidad. Carolina Medina, administradora del restaurante, señala que el local experimenta para dar al público variedad de opciones en hamburguesas. Sus recetas incluyen pan de remolacha, de ají o de pesto. Además del tinte, aportan con un gusto especial a la masa, entre dulce, picante y herbal, a elección del público. Medina señala que este sabor se concentra más una vez que se dora el pan antes de armar la hamburguesa.

Diego Vega, gerente de Top Ten Burgers & Fries, resalta que ofrecen opciones que reemplazan el pan con una cama de lechugas. Esta medida que se adapta sobre todo a los clientes alérgicos al gluten.

Las carnes también amplían su oferta. Además de las tradicionales de res, pavo o pollo, existen opciones como la hamburguesa de quinua con pimiento. Vega cuenta que fue el mismo público el que dio sugerencias para aumentar las opciones de proteína vegetal. Así se fueron sumando propuestas de soya, lenteja, garbanzo, fréjol y espinaca que se compactan y fríen como los discos de carne de res, pero en su propia plancha para no tener contaminación cruzada.

Top Ten Opcionesde carnes vegetales y animales. En la foto las carnes de garbanzo, espinaca y fréjol se combinan con acompañantes como la lechuga, el tomate y las cebollas. Foto: Sabores

Top Ten Opcionesde carnes vegetales y animales. En la foto las carnes de garbanzo, espinaca y fréjol se combinan con acompañantes como la lechuga, el tomate y las cebollas. Foto: Sabores

Estas opciones no son solo para vegetarianos, sino que se adaptan al público carnívoro que busca variedad. Las combinaciones se amplían cuando se toma en cuenta que la proteína vegetal puede ir en la misma hamburguesas de carne, sobre todo en versiones dobles o triples.

En esto coincide Lira. Su propuesta vegetariana mantiene una versión de carne que integra lentejas, garbanzos y habas. Señala que muchos comensales incluso la combinan con tocino para tener nuevos sabores en boca, lo cual permite ampliar las opciones.

La hamburguesa no pasa de moda, se mantiene entre los comensales como uno de los platos favoritos. Por eso, los cocineros no dejan de innovar y proponer nuevos consumos para esta vieja receta.