Lado Sabroso

Empanadas a lo Margarita Laso

Ana Veintimilla Redactora (I)

Su tono suave al hablar y una amplia sonrisa delatan la dulce personalidad con la que nos recibe en su casa la cantante Margarita Laso. Esta vez no es solo para cantar, sino para preparar una de sus recetas estrella: las empanadas de viento.

Cuando se trata de cocina la artista busca descomplicarse en todo. Las recetas no se siguen meticulosamente, las va degustando y manipulando hasta obtener el resultado que desea. En la masa para las empanadas prefiere añadir poco a poco y al ojo el agua, la mantequilla o la harina para componerla. No le resulta nada complicado y la experiencia ya está de su lado porque en pocos minutos ya tiene una entrada muy tradicional.

Podría decirse que con las empanadas tiene un vínculo especial. El repulgado le da la sensación de crear alas en la comida. Para Laso las empandas son sencillas y con pocos ingredientes “se puede resolver la receta”, dice riéndose.

La cantante amasa las empanadas y les da el toque final del repulgado en tan solo unos minutos. Foto: Pavel Calahorrano/ Sabores

La cantante amasa las empanadas y les da el toque final del repulgado en tan solo unos minutos. Foto: Pavel Calahorrano/ Sabores

Al igual que la música la cocina une y las empanadas son una preparación que vincula a muchos países latinos, señala Laso, como Argentina, Chile, Bolivia y Ecuador, entre otros que han logrado exportar sus empanadas al mundo.

Pero al hablar de las empanadas ecuatorianas tienen varias predilectas. Si bien le encantan las empanadas de viento, son las de morocho las que hacen que se le haga agua la boca. “Es un platillo de fuerza celestial, más aún si son las del estadio”, dice Laso.

Este año la artista de música tradicional presenta el disco ‘Allá te esperaré’. Un disco que ha trabajado por más de tres años a las que describe como la ‘suma de algunas estaciones’. El álbum se presentará en la Casa de la Música el 16 de noviembre. Con un listado de temas que incluyen yaravíes, san juanitos, fox incaíco y canciones amorosas. A las que Laso describe como “canciones para morirse” o como de una despedida final.

Un disco que está compuesto para vibrar pero también para reconocer la alegría de la vida en tonalidad andina.

________