Cuatro estilos de huevos benedictinos se pueden encontrar en el restaurante La Bakery. Foto: Julio Estrella /Sabores

Cuatro estilos de huevos benedictinos se pueden encontrar en el restaurante La Bakery. Foto: Julio Estrella /Sabores

Memoria

Los huevos benedictinos tienen su fiesta en Quito

Ana Veintimilla. Redactora (I)

Los huevos benedictinos son un platillo de desayunos y brunch popularizado en los restaurantes estadounidenses. Este estilo de comida requiere de algunos ingredientes como el ‘english muffin’, los huevos pochados, el tocino y la salsa holandesa.

Esta combinación forma parte del Festival de Huevos Benedictinos que se organiza en el restaurante La Bakery  durante el mes de enero y la primera semana de febrero. Eduardo Dousdebez, propietario del local, explica que buscaron incorporar una variedad de recetas inspiradas en los huevos benedictinos para ampliar la oferta de los desayunos y rendir homenaje a su platillo más vendido.

Los huevos benedictinos son un platillo de desayunos y brunch popularizado en los restaurantes estadounidenses.

A partir de esta idea decidieron incluir ingredientes ecuatorianos en la recetas. Dousdebez señala que, por ejemplo, la cremosidad de los aguacates serranos añaden una textura y sabor único a los platillos. Por este motivo el aguacate forma parte de la mayoría de sus preparaciones ya sea en trozos de aguacate o guacamole.

Los huevos benedictinos tienen un origen incierto. Hay quienes acreditan la preparación a un ex corredor de bolsa. Según el portal SmithsonianMagazine.com  el creador sería Lemuel Benedict antes de 1942. Su estilo de vida conocido como ‘estrafalario’ lo llevó a desayunar en el Hotel Waldorf en una mañana de resaca. Allí pediría un sánduche con huevos pochados y un pan pero de estilo tostada.

Aquello llamó la atención del jefe de cocina del hotel quien sustituyó la tostada por un ‘english muffin’, un pan redondo y pequeño con levadura. Otras versiones vinculan al oficial de marina E.C. Benedict quien recibiría la receta de herencia de un tío.

Los huevos pochados, dice Dousdebes, son la clave de este sánduche. Para lograrlos asegura que es mejor trabajarlos de forma artesanal (ver video). Así se cocina el huevo en agua y vinagre y se mece suavemente para que vaya tomando forma.

En la salsa holandesa está el sabor característico por lo que se puede jugar con esta preparación para crear recetas picantes, crujientes hasta dulces. En el video que acompaña a esta nota se encuentran cuatro recetas de los huevos benedictinos para aprovechar su versatilidad y dejar fluir la creatividad para comer nuevas opciones.