Elements El restaurante con vista al valle de Cumbayá muestra la cocina de autor. Entre los platillos está el tartare de atún con un tabulé de quinua y granizo de aguacate.

Elements: El restaurante con vista al valle de Cumbayá muestra la cocina de autor. Entre los platillos está el tartare de atún con un tabulé de quinua y granizo de aguacate. Foto: EL COMERCIO

#Menú

Nuevas y variadas propuestas culinarias se ofrecen en Quito

Ana Belén Veintimilla
Redactora (I)

Quito intenta convertirse en una ciudad de experimentación gastronómica; un lugar para mostrar propuesta de cocina de vanguardia, ecuatoriana o comercial. En el último trimestre del año se han inaugurado 10 restaurantes que muestran la variedad gastronómica de la capital.

En la ciudad y sus alrededores se levantaron tres locales, cuya propuesta da valor a los productos nativos ecuatorianos. Álvaro Reinoso, chef del restaurante Elements en Cumbayá, explica que su cocina se inspira en Ecuador para crear experiencias culinarias.

La propuesta ‘pop up’ se inició la semana pasada y en ella trabajarán tres chefs siguiendo los conceptos de tierra, fuego y agua. Durante ocho meses, Reinoso trabajará resaltando las bondades de la tierra con ingredientes como la quinua y los tubérculos.

Cerca de La Ronda, el hostal Masaya abrió un restaurante que parte de un concepto de cocina urbana para compartir, realzando los platillos ecuatorianos desde nuevas visiones e influencias. Sánduches como el de pernil con papas nativas y pinchos de seco de chivo son parte de su oferta.

En la calle Benalcázar, el restaurante Carlota Bistro tuvo su reapertura a principios de noviembre. La nueva propuesta resalta productos locales para una cocina ecuatoriana de vanguardia con influencias y técnicas europeas.

La gastronomía ecuatoriana tradicional no se queda atrás. En noviembre, el restaurante Luna Quiteña concretó su reinauguración con un nuevo concepto enfocado en la cocina ecuatoriana gourmet y las cenas románticas, en donde la comida se combina con la vista a toda la capital.

A principios de octubre el restaurante El Esmeraldeño abrió sus puertas al público. Rafael Erazo, coordinador del local, explica que la propuesta está inspirada en los mariscos, el coco y el plátano. “Ingredientes que apetecen a propios y extraños, pero fundamentalmente a (los comensales) de la capital”. Además de cocina, este sitio difunde la cultura esmeraldeña con música y bailes como la marimba.

Otra oferta basada en el verde con variedad de bolones en su menú es el local Bolívar, en Cumbayá, que inició sus funciones el 1 de diciembre.

Durante estos últimos tres meses también se ha dado lugar a la cocina comunitaria con La Cucaya, en el parque Cumandá, un proyecto que impulsa la economía de mujeres jefas de hogar. Ellas ofrecen un menú que destaca la variedad de sabores de la comida de casa tanto en almuerzos como postres. El restaurante abre los fines de semana.

En La Tertulia, en el norte de Quito, los desayunos estilo americano y la cocina casera se disfrutan en familia desde noviembre.

La cocina internacional ha tenido acogida con locales como Porter House y Okeaan Sushi & Seafood. El primero destaca la pasión de los quiteños por las carnes en una presentación de cortes como el T-Bone y estilo americano, además de opciones de alitas, hamburguesas, ensaladas de la casa y cocteles.

Okeaan abrió su segundo local en el norte de Quito, pero mantienen la misma propuesta de comida fresca en estilo rollos de sushi y mariscos en su local de Tumbaco.

La gastronomía que se degusta en la capital es tan variada que se adapta a los antojos y al presupuesto de todos ya que siempre hay nuevas propuestas por conocer.