IM Ji Hee descubrió la decoración de pasteles con la técnica de ‘buttercream’ o crema de mantequilla. Foto tomada de la cuenta personal de Facebook de Lucia buttercream flower cake

IM Ji Hee descubrió la decoración de pasteles con la técnica de ‘buttercream’ o crema de mantequilla. Foto tomada de la cuenta personal de Facebook de Lucia buttercream flower cake

gastronews

Lucía Flower Cake está en Ecuador y dictará un taller de decoración

Ana Veintimilla
Redactora (I)

A los 25 años, IM Ji Hee descubrió la decoración de pasteles con la técnica de ‘buttercream’ o crema de mantequilla. Había aprendido técnicas con azúcar antes, pero al trabajar con la crema y las boquillas descubrió que podía hacer cosas grandiosas. “Pude hacer flores hermosas, podía imaginar y crearme a mí misma”, dice Hee sobre sus inicios.

La experta en decoración de pasteles ha pasado los últimos cuatro años perfeccionando la técnica hasta lograr posicionarse como Lucia Flower Cake el nombre que ha adquirido para su promoción alrededor del mundo. Su entusiasmo por la pastelería llegó en un momento crucial en Seúl, Corea del Sur puesto que los expertos en decoración estaban creando nuevas fórmulas para la crema de mantequilla. Lucía se puso manos a la obra hasta desarrollar su propia receta que incluye mantequilla italiana, azúcar y mantequilla regular. Entre otros trucos que la chef enseñó a los asistentes al taller de decoración que dictó en el Best Western CPlaza Hotel el fin de semana en Quito.

La crema de mantequilla tradicional no difiere mucho en sabor, dice Hee. Pero su receta se ha catapultado internacionalmente por su apariencia. Las flores, que son primacía en sus diseños, tienen una tonalidad traslucida y brillan. “Por eso mis flores son más realistas”, dice a diferencia del ‘buttercream’ estadounidense el cual tiene un aspecto de tonos más sólidos. Además, su receta ha logrado una contextura dura que permite que dure más tiempo a temperatura ambiente.

Desde que empezó a trabajar con su técnica, Hee ha recorrido varios continentes. El primer país al que salió a dictar clases fue Singapur, ha recorrido España, EE.UU., Dubái, Asia y hoy visita por primera vez América Latina. De su primera experiencia recuerda mucho nerviosismo, pero la animó a seguir el saber que cada encuentro con estudiantes le permiten no solo enseñar sino también aprender. “Estoy honrada de estar aquí (en Ecuador), saber que hay estudiantes que tienen grandes habilidades y se interesan en mi clase”.

Los talleres de Lucía en Quito se enfocaron en la producción y elaboración de una crema de mantequilla adecuada y dio a conocer las diferencias de cada estilo. Además, Hee señala que está orgullosa de la técnica que ha desarrollado con las mangas pasteleras con las que realiza la decoración. Ese es el segundo aspecto de los talleres puesto que enseñó paso a paso el desarrollo de sus flores.

La experta comenta que es necesario trabajar cada flor con paciencia y mucho detalle. Puede parecer fácil, dice, pero requiere técnica. Aconseja a los principiantes trabajar bien con las mangas y conocer la fuerza y presión que se debe ejercer sobre ellas.

En un futuro, la diseñadora de tortas espera abrir su propia escuela de decoración en Seúl y dejar que sean sus estudiantes quienes viajen por el mundo dictando estos talleres. Por ahora aprovecha estos viajes para conocer las técnicas que se dan en otros lugares y su cultura.