S’mores. En Icing Bakery Shop el crazy shake tiene helado de chocolate, galleta, sirope, crema batida y masmelos. Foto: Patricio Terán / Sabores

S’mores. En Icing Bakery Shop el crazy shake tiene helado de chocolate, galleta, sirope, crema batida y masmelos. Foto: Patricio Terán / Sabores

experiencias

El ‘Food porn’ se toma el carnaval en Ecuador

Ana Veintimilla Redactora (I)
[email protected]

Hamburguesas, chimichangas o crazy shakes, ¿qué tienen estos platillos en común? Pues todos encajan en una misma categoría cuando hablamos del ‘food porn’. Estas palabras podrían traducirse como pornografía culinaria, en donde la comida toma un realce en el placer visual.

El término ‘food porn’ se ha asociado a una etiqueta en redes sociales que se coloca a los alimentos provocativos, altos en calorías y con mucho contenido pero que tienen una puesta en escena excelsa que atrapa a los comensales en una sola mirada. Dulces, bebidas y platos fuertes, todos entran en este menú que invade las redes y se hace espacio en Carnaval.

La fiesta ha sido reconocida históricamente por ser un espacio para los placeres y la comida es uno de ellos. Platillos sugerentes, tentadores o con ingredientes que no están en el menú del día a día encantan para estas fechas.

Las hamburguesas son uno de los platillos más pedidos, por su costo y por su popularidad. Para Diego Vega, socio de Top Ten Burguers & Fries, la ventaja de este plato es que cada persona lo puede adaptar a su gusto con ingredientes a escoger que pueden incluir tocino, huevo, doble o triple carne.

Vega añade que en su propuesta las bebidas y papas tienen ‘refill’ (relleno) ilimitado, lo que aumenta las posibilidades, en cada pedido, de saciar los estómagos con calorías.
La comida mexicana tiene historia, sus tortillas de maíz vienen de procesos ancestrales. Aún así, sus preparaciones enganchan por su presentación que también es abundante.

Las chimichangas, por ejemplo, envuelven en su interior un sinfín de ingredientes que, al igual que las hamburguesas, se pueden elegir a gusto del comensal.

Para el chef Alberto Melo, propietario del restaurante Tac & Roll, los tacos también encajan en esta categoría puesto que además de la vista provocan con su contenido.
“El taco es un platillo que se lo come solo y se lo disfruta solo, no se necesita acompañarlo, pero cuando comienzas a comer uno, quieres otro y otro hasta llenarte”. Esta sensación de saciedad, muy cerca de la gula, atrapa a los comensales con las manos en la masa, por lo menos una vez al año.

El nivel de azúcar en los postres hace al público pensárselo dos veces antes de comer uno, disimulo que se pierde en estas fiestas. Para María Laura Larrea, propietaria de Icing Bakery Shop, el diente dulce de los quiteños disfruta a gusto de platos como los crazy shakes. Un nuevo tipo de postre que mezcla milk shake (helado con leche) con postres y crema.

Para ella, el ‘food porn’ es una etiqueta que caracteriza a sus postres pues su decoración los hace llamativos y son una opción diferente entre los postres americanos en la capital.
Tan solo basta escribir #foodporn en cualquiera de las redes sociales para encontrar opciones que se puedan aprovechar durante el feriado, un gustito que no se da todos los días, pero que está presente en la mente y el paladar.