Okus Doma es un grupo que ayuda a migrantes a rehacer su vida a través de la cocina. Foto: Cortesía Okus Doma

Okus Doma es un grupo que ayuda a migrantes a rehacer su vida a través de la cocina. Foto: Cortesía Okus Doma

comer fuera

Un grupo de cocina une a los migrantes en Croacia

AFP

“Queremos demostrar que entendemos todo esto” : tras conocer la guerra en su infancia, varios jóvenes croatas animan un grupo que ayuda a los inmigrantes a rehacer su vida a través del placer de la cocina.

En un local en la periferia de Zagreb, un nigeriano, un etíope y un croata trabajan con una masa de harina y piel de naranja. Los tres son cocineros, y preparan panes que les recuerdan a sus respectivos países.

Pertenecen a 'Okus Doma' (Sabor de casa) , un grupo que ayuda a los migrantes a rehacer su vida y a hacer amigos en Croacia, cocinando e intercambiando recetas.

"Instalarse en un nuevo país es difícil” , explica David Ajobi, un nigeriano de 34 años oriundo de Abuya, mientras maneja la masa para hacer pan 'agege' , delante de una mesa llena de cuencos y rodillos de cocina, siguiendo la receta que le enseñó su madre.

El grupo fue creado mucho antes de la actual crisis migratoria, en 2006, luego de varias conversaciones con voluntarios. Foto: Cortesía Okus Doma

El grupo fue creado mucho antes de la actual crisis migratoria, en 2006, luego de varias conversaciones con voluntarios. Foto: Cortesía Okus Doma

La idea surgió en unas conversaciones entre voluntarios croatas y demandantes de asilo, que pasaban horas hablando de cocina en los cafés de Zagreb.

“Todos hemos conocido la experiencia de la guerra, y las olas de refugiados, queremos demostrar que entendemos todo esto” , dice Emina Buzinkic, una de las iniciadoras del proyecto, refiriéndose al conflicto de los Balcanes entre 1991-1995.

Desde mitad de septiembre, cientos de miles de migrantes transitan por Croacia, huyendo de conflictos y de la pobreza en Oriente Medio, Asia y África, camino de los países de Europa central y del norte.

Algunos han decidido quedarse en Croacia, donde 'Okus Doma' los acoge, seas cuales sean las razones por las que llegaron a este país recientemente integrado en la Unión Europea.

El grupo fue creado mucho antes de la actual crisis migratoria, en 2006, y reúne a personas y recetas culinarias de todo el mundo, desde Siria, Afganistán e Irak hasta Zimbabue o Argelia.


Video: YouTube Cuenta: Okus Doma


Sueños culinarios

El proyecto busca también acercar a la población local de este pequeño país de 4,3 millones de habitantes, en su gran mayoría blancos y católicos, a otras culturas.

En Croacia, “las instituciones son muy tradicionalistas y no muy abiertas (...) la gente no está acostumbrada a ver gente con otro color de piel” , apunta Emina Buzinkic, de 31 años.

Cocinar platos con los refugiados y otros recién llegados “nos acerca a ellos” , destaca Emina. “Nos damos cuenta de que es gente con sus miedos, sus vidas, es un intercambio muy importante” .

“Una palestina, de nombre Sara” , recuerda, “me habló de una tarta que su abuela preparaba, y me dijo que era el recuerdo más poderoso de su infancia” . “Nunca volvió a probarla, y tenía el sentimiento de haber perdido sus raíces” .

Desde entonces, Sara se fue a Europa occidental, pero la conversación, entre otras, inspiró la creación de Okus Doma.

El grupo busca acercar a la población local a otras culturas y tradiciones. Foto: Cortesía Okus Doma

El grupo busca acercar a la población local a otras culturas y tradiciones. Foto: Cortesía Okus Doma

Uno de los cocineros del centro, en la ladera de la montaña que domina la capital croata, es el senegalés Sadou Diagne, de 25 años. Vive en Croacia desde hace poco más de un año. Este refugiado prefiere no contar por qué se fue de su país. “Es una cosa que realmente quiero olvidar”, dice.

Sin embargo, recuerda con mucho gusto el día en que cocinó por primera vez uno de los grandes clásicos de su Senegal natal, un plato con especias a base de pescado y arroz, con salsa de tomate.

Intercambiar recetas procedentes de otras regiones del mundo “ha sido un placer” y una forma de rehacer su vida en Zagreb, según cuenta. “Ahora tengo una nueva familia y nuevas experiencias”, asegura.

________