La cobertura de los cupcakes se decora con crema de avellana. Postres de Carmagsu. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

La cobertura de los cupcakes se decora con crema de avellana. Postres de Carmagsu. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Al gusto

El sutil toque de la crema de avellana con chocolate

Ana Veintimilla. Redactora (I)
[email protected]

En la repostería, el juego creativo está en la decoración, los rellenos y los contrastes. El chocolate juega un rol importante ya que da consistencia y sabor a los platillos. Las avellanas, por el contrario, además de sabor, añaden textura.

Isabel Pallares, desarrolladora de productos de la marca ecuatoriana Hoja Verde, considera que la combinación de chocolate con avellanas es una fusión que tiene éxito. En su línea de productos ofrecen una crema de choco-avellana que se distingue por tener una textura fluida, lo que la convierte en un ingrediente adecuado para degustar frutas con chocolate en estilo fondue, o con frutas deshidratadas que se aplican para bocaditos para eventos especiales.

En la elaboración de pasteles o chocolates, este tipo de cremas se pueden aprovechar en sus distintas texturas. Susana Álvarez, directora de decoración de pasteles en Carmagsu, explica que la crema de avellanas y chocolate con una consistencia suelta se la aplica en los rellenos. Así, con ayuda de una paleta, la crema fluye fácilmente por la mitad de una torta, o bien se mantiene como ‘ganache’ dentro de los bombones de chocolate. Incluso, se pueden bañar pasteles con este producto.

Cuando la crema es más sólida, Álvarez aconseja utilizarla como elemento decorativo. Con el uso de mangas pasteleras se crean formas sobre un cupcake. También sirve en los bordes de una torta para dar la apariencia de suspiros.

El calor permitirá aflojar una crema dura, mientras que si lo que se requiere es condensar el contenido, se puede refrigerar el envase hasta endurecer la pasta de chocolate.
Las recetas más populares con este ingrediente incluyen crepes o waffles bañados en crema de chocolate. Para dar un toque diferente y resaltar los mismos tonos de la avellana en la crema, Álvarez sugiere añadir avellana semitriturada, lo que da un contraste de texturas a cualquier platillo.

En el Ecuador, en los últimos dos años han surgido varias marcas de cremas como alternativa a las importadas. Hoja Verde, Bios, Delilú y Gustaff son algunas de las opciones que se han sumado a esta propuesta que se compone de aceite, avellanas molidas, azúcar, leche y cacao en polvo.

Álvarez señala que, desde casa, se obtiene una crema fresca que saca de aprietos a cualquier aficionado. Para ello recomienda diluir el chocolate de repostería con mantequilla sin sal y leche, y mezclar hasta que se incorporen los ingredientes. Dependiendo de la consistencia deseada, se puede añadir crema de leche.
Las avellanas se trituran en procesador o licuadora hasta que se hagan polvo y se unen a la composición anterior. La crema durará entre uno o dos días en refrigeración.
A continuación  un video del paso a paso para explicar la aplicación de esta pasta en un pastel, técnica que se puede aplicar a cupcakes y popcakes, entre otros.

Postres elaborados con crema de avellana.   Foto: Patricio Teran A. / EL COMERCIO
________