Kamilla Seidler y Mauricio Acuña comparten la cocina en los fogones de Patria. Foto: Ana Veintimilla/ Sabores.

Kamilla Seidler y Mauricio Acuña comparten la cocina en los fogones de Patria. Foto: Ana Veintimilla/ Sabores.

Sibaritas

Cena a 4 Manos con Kamilla Seidler

Ana Veintimilla. Redactora (I)

Pasa desapercibida entre la gente. Su cabellera rubia y su acento españolizado la delatan como extranjera, pero su conocimiento sobre la gastronomía andina, boliviana específicamente marca la obra de Kamilla Seidler. No es una obra pictórica o poética, aunque Seidler tiene arte en la cocina.

La chef nacida en Dinamarca viajó hacia Bolivia en el 2012 para formar parte del proyecto Gustu. Una cocina que incluye restaurante y cocina social, donde estudiantes de bajos recursos aprenden a través de la práctica.

Su trabajo con el posicionamiento de los productos locales de Bolivia le valió el premio como mejor chef de Latinoamérica en la categoría femenina. Un reconocimiento que entrega cada año la revista británica Restaurant como parte de la gala de nombramiento a los 50 mejores restaurantes en la ceremonia de los ’50 Best’.

La chef Kamilla Seidler estuvo el Ecuador en el marco de una visita gastronómica. Foto: Ana Veintimilla.

Seidler estuvo en Ecuador en una corta visita donde formó parte de las cenas compartidas que se realizan entre varios chefs. La Cena a 4 Manos la compartieron Kamilla Seidler y el chef ecuatoriano Mauricio Acuña. Ambos forman parte de una línea culinaria en la que se busca revalorizar el producto nativo. Apoyando a los agricultores locales. Así al llegar Seidler visitó el Mercado de la Biodiversidad. Organizado por Acuña, quien lidera la vinculación de los chefs con comunidades y productores directos.

El Sacha inchi fue uno de los ingredientes que más le llamó la atención. El ingrediente utilizado por varios chefs ecuatorianos es un tipo de maní del oriente. “Es una semillita increíble, entre almendra y maní”, señala la chef. Que lo utilizó como parte de sus platillos para la cena conjunta.

La cena se llevó a cabo el viernes 16 de diciembre en el restaurante Patria, dirigido por Acuña. Más de 50 comensales pudieron degustar de un menú completo de la mano de los dos chefs. El recorrido de platillos (10 en total) fue un descubrimiento para paladares ajenos a las propuestas gastronómicas de vanguardia.

Tartare de llama con papas nativas de los Andes ecuatorianos. Ana Veintimilla/Sabores

Tartare de llama con papas nativas de los Andes ecuatorianos. Ana Veintimilla/Sabores

Las sorpresas llegan con los sabores más inesperados. Desde una entrada de palmito amazónico con fondo de carne que le regala el toque ahumado al ingrediente amazónico. Hasta habas suaves, calientes con una combinación de cebolla un tanto dulce con arvejas. Los ingredientes más simples se transforman en novedosos y delicados para el paladar.

El róbalo con morochillo e higos sin duda resulta un platillo festivo por sus colores, la suavidad del pescado contrasta con los ingredientes crujientes, marcando un platillo único. El erizo se convierte en una crema ligera y los pristiños en una versión más frutal. La carne de llama en un tartare refrescante con mashuas en reducción de naranja. Todos formando una cadena de sabores que se complementan en una cena inolvidable.

Para Seidler este camino que transita como chef le apasiona porque aprende cada día. Pero aboga porque más restaurantes reconozcan la necesidad del trato directo con los productores.

Róbalo con higos y hierbas elaborado por la chef Kamilla Seidler. Foto: Ana Veintimilla/Sabores.

Róbalo con higos y hierbas elaborado por la chef Kamilla Seidler. Foto: Ana Veintimilla/Sabores.

________