El pavo se acompaña con arroz navideño o frito con jengibre, croqueta de papas y ensaladas de dulce. Marida con vino tinto. Foto: Patricio Terán / Sabores

El pavo se acompaña con arroz navideño o frito con jengibre, croqueta de papas y ensaladas de dulce. Marida con vino tinto. Foto: Patricio Terán / Sabores

experiencias

El banquete para la Nochebuena

Ana Veintimilla. Redactora (I)
abveintimilla@elcomercio.com

El pavo es el ingrediente clásico de las cenas navideñas pero no es el único con el que se puede celebrar la Navidad. Tres platillos se presentan como alternativas, mientras que el pavo se combina con ingredientes locales para entregar nuevos sabores.

La carne del pavo tiene un largo proceso de cocción para evitar la resequedad. Ángel Valdiviezo, chef ejecutivo de Mercure Hotel Alameda, sugiere un relleno con mortiño, uvas secas y claudias para componer un pavo jugoso. El coñac con cerdo, ternera e hígado para el relleno permiten otorgar más sabor a la carne blanca del pavo.

El chef indica que para una cocción suculenta se aliña esta carne con vino blanco, estragón, polvo de cebolla, polvo de ajo, romero y recomienda hornearlo con pimienta, mostaza y legumbres como cebolla, tomate, y también jugo de naranja. Queda suculento.

Si por otro lado los comensales buscan variar el tipo de proteína de la cena, el cerdo es una gran alternativa. Valdiviezo señala que al hornearse, este cárnico se deshidrata y pierde la sal por lo que requiere de bastante cantidad de condimentos para obtener un sabor pronunciado. Una salsa de maracuyá con miel de abeja, caldo de la cocción y crema de leche acompaña al platillo y contrasta de forma elegante con un toque de acidez.

Una preparación opuesta se trabaja en la carne de cordero. Sebastián Acosta, gerente propietario de Lammhaus Grill & Bar, señala que por su sabor diferenciado la carne de cordero es considerada prémium. En su restaurante se la trabaja con hierbas como el romero, tomillo y el ajo. No se condimenta demasiado porque se trata de resaltar las características propias del cárnico.

Mariscada al coco incluye nueve ingredientes entre pescados y mariscos. Foto: Julio Estrella/ Sabores

Mariscada al coco incluye nueve ingredientes entre pescados y mariscos. Foto: Julio Estrella/ Sabores

Una pierna de cordero resulta festiva porque no es un alimento que se consuma en el día a día. Es una carne magra (sin grasas) que va bien con vegetales salteados, verduras al grill o un risotto, alimentos ligeros para la cena.

Sofía Paz, chef creativa de Barlovento Alta Mar, propone a los pescados y mariscos como parte del menú navideño. “Esta comida es como un premio” señala la chef, por la abundancia de frutos del mar que lleva la mariscada al coco.

Paz señala que este platillo ha sido un éxito en época navideña en años anteriores. La abundancia de ingredientes ya marca una cena especial. Se integran atún rojo, atún blanco, salmón, almeja, mejillón, cangrejo, calamar, camarones y pulpo, en una cazuela que se combina con sabores dulces del coco (en jugo, rallado y tostado) y el maduro.
Vinos blancos y espumantes maridan bien con los mariscos, lo que convierte a la cazuela en un platillo ideal para brindar en familia.

El paladar no se cansa de descubrir nuevos sabores, sobre todo en épocas navideñas donde las cenas se multiplican. Cerdo, cordero, pescado, mariscos y pavo forman un menú variado para que los comensales puedan escoger a su antojo.