Huevos vaciados: La decoración estilo mural se aplica a este tipo de creaciones, elaborado por Bernarda Vargas. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO

Huevos vaciados: La decoración estilo mural se aplica a este tipo de creaciones, elaborado por Bernarda Vargas. Foto: Armando Prado/ EL COMERCIO

experiencias

‘Arquitectura’ de chocolate que deleita el paladar

Ana Veintimilla Redactora (I)

Así como se piensa en un edificio de bases sólidas, que requiere de una estructura que sostenga todos los pisos, así se piensa también en un pastel o un postre moderno. En cada ‘piso’ viven o se cuentan diferentes historias, y la tendencia es que sean en chocolate.

Todo empieza con un boceto de lo que se desea lograr, dice Bernarda Vargas, ‘cake designer’ y coordinadora académica de Capex. Luego, herramientas como la madera y los tornillos se convierten en la estructura de las tortas de altura.

Las ‘cake designers’ Michelle Palacios, Vivi Columba y Marianita Martínez jugaron con la posición de su pastel, en una técnica que se conoce como tortas antigravedad; en esta ocasión elaboraron un pastel temático de relojes con engranajes. Una estructura de madera en ‘T’ ayuda a que los pisos se sigan sobreponiendo, mientras que los tornillos permiten fijar las inclinaciones. El resto se decora con choco fondant y choco plástico .

Estos productos ayudan a decorar alimentos como alternativa al fondant regular. El choco plástico es una especie de plastilina moldeable elaborada con chocolate fundido con glucosa. Sirve para dar volumen y textura a los diseños. El choco fondant combina azúcar, glicerina y gelatina y es muy moldeable.


En los postres, así como en la decoración interior, existen diseños minimalistas, dice Vargas. Pero, por más sobria que sea la decoración, los postres llevan por dentro una estructura escondida. Tienen una base de bizcocho, un gelificado
–que consiste en una sorpresa en el interior- y algo cremoso como un mousse de condumio. La cobertura son las paredes del postre y añaden textura, diseño y color al dulce.

El chocolates se convierte en un arte para la repostería local. Vargas señala que además el uso de chocolate oscuro y amargo ayuda a balancear el dulce y otorga fuerza al brillo de cualquier cobertura.