Tiempo de lectura: 6' 15'' No. de palabras: 1092

Cada mañana, Cristina Medina viaja en la Ecovía para ir a su oficina, en la av. Naciones Unidas. A las 08:00, las unidades circulan llenas de pasajeros. Al llegar a la parada de La Paz, hace fila. Cuando arriba el articulado hay personas que ingresan a empujones. “Muchas veces me quedo afuera”.

Cuando logra embarcarse, debe tolerar la música que sale de los parlantes de los celulares. Hay jóvenes que escuchan la música a todo volumen. Los ritmos van desde bachata hasta rock.

Mientras avanza el recorrido, en medio de los empujones de las personas, desesperadas por subir o bajar del bus, se siente un fuerte olor a comida. Hay quienes degustan sánduches, chochos, papas... Eso, a pesar de que hay rótulos que anuncian la prohibición de consumir alimentos en el bus.

En opinión de Medina, hay poco respeto hacia el resto de personas. “Si todos colaboráramos, los viajes en transporte público fueran menos incómodos”.

Clara Bustamante tiene 9 años y estudia en una escuela del Centro Histórico. Ella toma el bus en la Diego de Almagro para llegar a La Marín. En las horas pico, la demanda del servicio es alta y ella se siente irrespetada. Debe subir al vuelo y por la puerta posterior. “Los adultos no me dan paso, se suben primero”.

Daniela Vásquez tiene problemas permanentes para tomar un taxi en el aeropuerto. Hay conductores que prefieren arreglar el costo de la carrera y no usar el taxímetro. “A mi casa una carrera cuesta USD 3 y hay taxistas que piden el doble o más”.

El reglamento para la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial establece obligaciones y derechos tanto para los usuarios y conductores del transporte público. Conozca cuáles son sus derechos como usuario, qué debe exigir y cómo actuar cuando utiliza un bus convencional, un integrado o un taxi.

Aquí una guía para el uso del transporte público.

No haga parar al bus en cualquier esquina

Tome   el bus solo en las paradas autorizadas. No lo haga detener en cualquier esquina.

No se  embarque  ni se desembarque al vuelo. La unidad debe detenerse completamente  en las paradas.
 
Al ingresar  a la unidad dé prioridad a niños, mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y con discapacidad.  
Evite subir  a un bus cuando esté repleto de pasajeros.  No viaje en los estribos ni  pisaderas. Es peligroso, puede caerse.

Debe subir  al  bus solo por la puerta delantera. De preferencia con el pasaje a la mano. La puerta posterior   es  solo para desembarcar.  
 
No distraiga  al conductor durante la marcha del vehículo. Cualquier desconcentración  puede causar accidentes.

No viaje    con mascotas.  Se exceptúa de esta prohibición a los no videntes,  que tienen  perros como lazarillos. Pero  deben usar  un bozal.

Exija  al conductor que realice el embarque y desembarque de pasajeros sin sacudidas ni movimientos bruscos. Debe detenerse  lo más cerca posible del borde derecho de la calzada.
 
Exija   al conductor  abstenerse de proveer de combustible a la unidad   si está circulando con pasajeros.

Las ventas  ambulantes están prohibidas dentro de las unidades, pida  al conductor que respete esta disposición.

Si toma un taxi,  revise su registro

Evite  subirse en un   taxi  que no exhiba  su permiso legal de operación en  parabrisas y puertas.  Use los taxis amarillos y que muestren  el número de placas en la parte superior del vehículo.

No  utilice   el servicio de un taxi  si su  conductor se encuentre con signos de ebriedad o influencia de estupefacientes o psicotrópicos.  Informe a la Policía.

Use   en todo momento el cinturón de seguridad, así viaje en la parte posterior. Respete la capacidad de pasajeros del carro.   

En Quito, el uso del taxímetro es obligatorio. Exija que el dispositivo esté en un lugar visible, en funcionamiento.  El taxímetro   arranca  marcando  USD 0,35.    

Está  prohibido fumar dentro de las unidades. Colabore con el cuidado  del carro, no arroje basura, no destruya ni manche los asientos.
 

Debe  tener la dirección a la que se dirige de forma clara,  para evitar contratiempos y que el valor de la carrera se incremente.  Defina una ruta con el conductor.  

Aunque   los taxis no tienen paradas definidas,  nunca  tome  uno en media vía.   La unidad debe parquearse en el borde derecho de la calzada, de preferencia.  

Aliste    su  dinero antes de subir a un taxi. Así evitará  demoras en el  momento de desembarcar.   No causará congestión vehicular en las calles.

Respete la s filas en las paradas  

Cuando ingrese a las paradas respete las filas. No se apegue a las puertas, porque son automáticas y pueden golpearlo.


Embarque y desembarque por la derecha, esto evitará las aglomeraciones y empujones.

Si la unidad está repleta no ingrese, es preferible esperar a la siguiente.

No se quede en las puertas, interrumpe el paso de las demás personas. Ubíquese en los pasillos de la unidad.

En los buses hay asientos de colores diferentes que están reservados para mujeres embarazadas, personas de la tercera edad y con discapacidad. No haga uso de ellas. Tampoco ocupe el espacio que está destinado para las sillas de ruedas.

Está prohibido ingresar con alimentos, por respeto hacia
el resto de personas no coma ni beba dentro de las unidades. Si una persona no acata esta disposición, informe a los supervisores que se ubican en las diferentes paradas.

Tampoco está permitido escuchar música a alto volumen. Si usa su celular o cualquier equipo utilice audífonos. El ruido molesta al resto de pasajeros.

Los pasajeros no podrán ingresar a las paradas ni unidades en estado etílico, con mascotas o con bultos grandes.

Para desembarcar hágalo por la puerta más cercana. Al salir de la parada, utilice los andenes. No salga por las puertas de embarque, es peligroso. No camine por las vías exclusivas.

Califique
2
( votos)