Tiempo de lectura: 3' 40'' No. de palabras: 587

Criterios divididos tienen los conductores que circulan por el intercambiador de El Condado, inaugurado la semana pasada.

Por un lado hay criterios que aseguran que mejoró la circulación vehicular y otros que insisten en que la congestión continúa.

En un recorrido realizado ayer al mediodía, 12:35, no hubo filas de vehículos ni conductores enfadados que suelen presionar con desesperación la bocina.

A esa hora por este paso a desnivel, donde empalman las avenidas Mariscal Sucre, Córdova Galarza y De la Prensa, la circulación fue más fluida. En un minuto, 20 autos cruzaron por el intercambiador sin detenerse, desde y hacia la avenida Diego Vásquez de Cepeda. Por momentos la vía estaba completamente vacía. Lo mismo ocurrió en la av. Córdova Galarza.

Mariela Riofrío, quien trabaja en un local en el Centro Comercial El Condado, cuenta que hace semanas no se forman embotellamientos en el lugar. "Desde la terraza de comidas del shopping se ve la vía despejada. Hay un poco de congestión hacia La Prensa, pero es manejable", asegura la mujer.

Por esa vía, 500 metros antes del redondel, hacia el sur, unos 15 vehículos entre ellos tres buses estaban detenidos. La gente que sale del centro comercial detienen los buses y taxis para abordarlos. Además, los alumnos del Colegio Andrés Bello cruzaban insistentemente la vía y dificultaban el paso de los autos. Los conductores se tardaron, a esta hora, de dos a tres minutos en cruzar este punto.

Margarita Buendía, quien vive en Pomasqui, relató que en las noches se tarda entre cuatro y cinco minutos pasar esta esquina. "Eso es nada para lo que era antes".

Los vehículos que se dirigen hacia el oriente por la Mariscal Sucre, deben detenerse en el semáforo de la calle Rumihurco, a la entrada a barrios como la Roldós y Pisullí.

A las 12:45 el semáforo estaba en rojo y 14 vehículos esperaban el cambio de luz. Todos pudieron cruzar cuando se puso en verde.

Víctor Clavijo, presidente de la Urbanización Los Cipreses, ubicada junto al intercambiador, asegura que la situación ha mejorado. "Hay gente que se queja por todo. Antes, la fila de autos iba más de 800 metros hacia la Diego Vásquez de Cepeda, hoy no".

En cambio un criterio diferente tuvo un conductor de un taxi, que prefirió no identificarse.

Para él en las mañanas, el tránsito en la Mariscal Sucre es lento y congestionado. Relata que desde San Carlos hasta el sector del Centro Comercial El Bosque se recorre la avenida en 40 minutos. El taxista señaló que a las 07:30 se dirigió con un cliente hasta el Colegio Intisana. Había trancones en sentido norte- sur. "Los intercambiadores, entre ellos de El Condado, no han ayudado en nada, siguen los mismos problemas en las mañana. Es terrible pasar por la Occidental hasta las 08:30", agregó.

Datos de la obra

Los ductos de este intercambiador miden 840 metros de largo y se habilitaron al uso público el 25 de julio pasado.

El 1 de septiembre se abrieron por completo las vías laterales del paso a desnivel. Desde ese momento, según los usuarios, la fluidez vehicular mejoró.

Según la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y obras Públicas (Epmmop) cerca de 100 000 usuarios se benefician con este paso a desnivel.

La obra tiene una inversión de USD 6 696 785. Su construcción se tardó un año y cinco meses.

Califique
2
( votos)