Tiempo de lectura: 3' 11'' No. de palabras: 521

El Premio Ornato de la Ciudad cumplió ayer 100 años. En este tiempo se ha entregado el reconocimiento en 97 ocasiones, pues estuvo suspendido por tres años.

Este año hubo seis categorías, con dos premios y cuatro menciones de honor. Los reconocimientos fueron entregados ayer, en un acto solemne en el Museo de la Ciudad, en el Centro Histórico.

Angélica Arias fue la curadora del concurso. Ella indicó que entre las consideraciones para la evaluación, según la categoría, se tomaron en cuenta el aporte de las edificaciones al espacio público, el respeto a los predios patrimoniales, el aporte al urbanismo...

Desde esta edición la entrega del galardón tiene una modificación. Anteriormente, indicó Arias, se otorgaba anualmente. Pero, desde este año, según la Ordenanza 0224: "Se premiará bianualmente a las mejores obras construidas, que por su diseño y calidad constructiva, constituyan un significativo aporte al Distrito".

El proyecto Orellana 500 fue uno de los ganadores.

La edificación está ubicada en las avenidas Amazonas y Orellana, en el norte. Participó en la categoría Nuevas edificaciones o conjuntos destinados a usos distintos a vivienda. El arquitecto Rafael Vélez fue uno de los profesionales que trabajó en la estructura.

Para él, uno de los mayores logros de la obra es el aprovechamiento de un terreno de 800 metros cuadrados para crear un espacio amigable con los usuarios y con el entorno. En el proyecto, consolidado hace dos años, también participaron Rafael Vélez Mantilla y Cristian Erazo.

En la evaluación, se destaca que la edificación constituye un aporte a la contemporaneidad arquitectónica, por sus proporciones, forma y las tecnologías aplicadas.

La primera categoría, Nuevas edificaciones destinadas para vivienda unifamiliar, quedó desierta, pues no hubo participantes.

Otro de los premios fue para el proyecto Centro Ambulatorio de Salud Mental, en las calles Ambato y Barahona, en la categoría Intervenciones en edificaciones existentes ubicadas en zonas protegidas del DMQ.

En este caso, uno de los aspectos para la entrega de la distinción fue que es una obra que recupera el uso histórico de los equipamientos del sector, al reemplazar al antiguo Hospital San Lázaro.

El encargado del plan fue el arquitecto Daniel Moreno y la constructora fue la Empresa Riascos.

En el grupo de las menciones de honor se ubicó el Edificio Cenit 25-49. Pablo Dávalos fue el proyectista. Según comentó, la estructura del patio central es uno de los elementos que sobresalen.

El predio está ubicado en la urbanización Vista Grande, en Miravalle, en el nororiente. En la evaluación se menciona que hay un equilibrio, sobriedad y transparencia en sus fachadas.

En el concurso también hubo las categorías: Nuevas edificaciones o conjuntos destinados a usos diferentes a vivienda, para equipamientos públicos o privados y obras urbanísticas.

La curadora Arias informó que este año se realizará una publicación con todos los Premios Ornato de la Ciudad. Uno de ellos es el edificio del Pasaje Amador, en la Venezuela y García Moreno.

Califique
2
( votos)