Tiempo de lectura: 4' 59'' No. de palabras: 795

Un deterioro silencioso, unas manillas que giran a paso lento. Hay un bicho que se come el patrimonio, un 'relojero de la muerte', que cuenta las horas a las estructuras inventariadas de Quito.

A dos meses de cumplirse los 35 años de la declaratoria de Quito Patrimonio Cultural de la Humanidad, en la ciudad, una de las principales causas para el deterioro de los bienes inventariados son los insectos. Las iglesias de El Belén, Santa Clara, Carmen Alto y Bajo y San Francisco son algunas de las estructuras donde el Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) ha identificado la presencia del insecto.

A decir de Paulina Moreno, coordinadora técnica del IMP, está en marcha un estudio para identificar el ciclo de vida del animal, para poder combatirlo. En los templos mencionados, se han tomado muestras y el animal es el mismo. El estudio se realiza, pues ya se han hecho intervenciones anteriores y los bienes se vuelven a infestar.

Se trata de uno de los escarabajos xilófagos más grandes y dañinos para las construcciones y obras de madera. Pertenece al orden de los coleópteros (escarabajos). Los insectos que pertenecen a este grupo sufren una metamorfosis completa: huevo, larva, pupa y adulto. La hembra pone en la madera entre 40 y 60 huevos en grupos de tres o cuatro y las larvas, una vez que salen de ellos, emergen a la superficie de la madera hasta que encuentran un buen lugar para perforarla, generalmente en las zonas más húmedas y atacadas por hongos.

El arquitecto Daniel Cruz, experto en construcción con madera y en restauración, comenta que por la antigüedad de las estructuras y la humedad las casas patrimoniales, usualmente, tienen daños a causa de los insectos. La filtración daña el material y lo vuelve poroso y permite el ingreso de hogos e insectos. La madera queda expuesta al ataque principalmente de polillas y otros insectos xilófagos, que se alimentan de sabia.

En las estructuras patrimoniales, si se hace un tratamiento adecuado se puede controlar con facilidad. En el peor de los casos, pueden contaminar la madera y esta perder la resistencia y caer. Principalmente, en los tejados.

Otros problemas

Otra de las causas para el deterioro del patrimonio son las intervenciones sin asesoramiento técnico. Ese es el caso del Monasterio de las Madres Agustinas, en las calles Galápagos y Benalcázar. Las siete madres que viven allí, soportan la humedad y el riesgo de que parte el piso ceda así como el techo, conocido como en la antigüedad como el templo de la luna.

La adecuación de unos baños y cinco departamentos, en el costado oriental de la iglesia del claustro, ha dañado la estructura y la fachada. En el centro hay seis monasterios y, asegura Moreno, los problemas son similares.

Jesús María Loor, coordinador de Ejecución, indica que las adecuaciones inconsultas, sin supervisión técnica son una constante en el Centro Histórico.

Hay planes municipales para aportar con el mantenimiento o la recuperación de los bienes patrimoniales: quinta fachada, pon a punto tu casa y recuperación de imagen urbana.

Para realizar cualquier intervención, los propietarios de bienes patrimoniales deben presentar el proyecto de las obras a la Comisión de Áreas Históricas. Actualmente, dice Loor, 39 inmuebles privados son intervenidos. Los técnicos aseguran que el esfuerzo para conservar el patrimonio es constante.

Uno de esos es el predio donde funcionaba el Hotel Colonial. En el sitio se hacen adecuaciones para un conjunto habitacional. Otra muestra de las modificaciones que causan deterioro en los predios patrimoniales es la casa ubicada en la avenida Maldonado, en el sector del Cumandá, donde, sobre un predio inventariado, se levantó una casa.

Este año, el presupuesto del IMP es de USD 30 millones, comenta Moreno. A este monto se suma un restante del 2012, USD 40 millones. El presupuesto se divide para varios ejes de la conservación e intervención sobre el Patrimonio de la ciudad.

Está en marcha la actualización del inventario del Patrimonio, a cargo del Colegio de Arquitectos. De la evaluación, apunta Moreno, se definirán los bienes que saldrán de la lista.

Bienes patrimoniales

Según datos del Instituto Metropolitano de Patrimonio, Quito tiene 4 999 predios patrimoniales en el Centro Histórico.

En el programa Quinta fachada, hay 19 obras por ejecutar. En el de Recuperación de imagen urbana son tres. Las ayudas alcanzan hasta el 50%, principalmente para arreglo de los tejados.

En el 2013, hasta este mes, se han entregado 14 obras en el plan Quinta fachada.

Presupuesto. El IMP cuenta para este año con USD 30 millones para las obras en relación a la conservación.

Califique
2
( votos)