Tiempo de lectura: 3' 43'' No. de palabras: 599

El teléfono celular de Esteban Paz, dirigente de Liga Deportiva Universitaria, no ha dejado de sonar. La sola posibilidad de que su nombre figure como candidato a alcalde de Quito removió el tablero político de la capital. Tanto que hasta Antonio Ricaurte, del movimiento Vive, aceptó declinar su candidatura si es que las encuestas de opinión miden mejor a Paz.

"Vemos con bueno ojos la candidatura de Esteban Paz. Pero también queremos pedirle que tome la decisión de ser candidato porque el pueblo de Quito no acepta más prórrogas", dijo Ricaurte, quien oficializó su intención de ser burgomaestre el sábado pasado.

Ricaurte reiteró que estaría dispuesto a declinar su candidatura si Paz tiene una mejor intención del voto, pero "lógicamente pido lo mismo si es al revés". E insistió que lo más importante es la unidad de posiciones ideológicas que van del centro a la izquierda.

Paz confesó a este Diario desconocer esta propuesta, pero de algún modo coincidió en que no tendría mayor viabilidad candidaturas fragmentadas. Pero sobre todo -aclaró- una eventual unidad debe fundamentarse en el análisis de los proyectos de cada uno.

"Yo confío mucho en mi visión de empresario para hacer una diferencia por Quito. Y la verdad es que no he visto qué (plan) tiene Antonio Ricaurte para evaluar sus comentarios", dijo Paz.

Unidad es una palabra clave tanto en Vive como en SUMA, el movimiento que lidera Mauricio Rodas y quien trata de persuadir a Paz para que acepte la postulación.

Rodas también ha conversado con Ricaurte desde hace algunos meses, "sobre la necesidad de impulsar candidaturas de unidad; y aplaudo que haya manifestado su deseo de formar parte de esto que planteamos".

Las reacciones en las redes sociales han sorprendido a Paz y de algún modo, según relató, lo está empujando un poco más hacia el sí a esa propuesta.

Si bien la familia, sus negocios personales e incluso el actual estado de Liga Deportiva Universitaria son factores que demoran su decisión, ofreció un dato que no es menor para pensar que no estaría lejos de aceptar el planteamiento que le hiciera Rodas y SUMA.

"Necesito saber si encuentro un verdadero equipo de trabajo que pueda marcar una diferencia".

Rodas, Ricaurte y el mismo Paz coinciden en que una eventual convergencia debe zanjarse lo más pronto posible.

Según Ricaurte, de forma constante le ha pedido a Rodas que le insista a Paz porque "Quito no puede estar pendiente de decisiones familiares, empresariales o del equipo de fútbol. La ciudad requiere de decisiones firmes para trabajar por ella. Por eso hay que insistir en las primarias por vía de las encuestas de opinión".

De acuerdo con la medición que la encuestadora Perfiles de Opinión realizara en agosto pasado en la capital, hay un virtual empate técnico en las intenciones de voto para Paz y Ricaurte.

La encuestadora trabajó sobre dos papeletas en las que midió por separado a cada uno de ellos frente al Alcalde. Ricaurte obtuvo el 20,7% de preferencias. Y Paz el 20,1%. Barrera, por su parte, llega a tener el 47,7% de la intención de voto frente a Paz y el 46,4% frente a Ricaurte, a quien derrotó en 2009.

En Alianza País, en cambio, ya hubo decisiones. La dirección provincial formalizó la noche del miércoles al alcalde Barrera como candidato único para la reelección. Solo falta que la Convención Nacional lo ratifique .

Califique
2
( votos)