Tiempo de lectura: 6' 17'' No. de palabras: 1028

El Gobierno retomó su libreto de demostrar en las calles el respaldo popular que tienen sus decisiones. Esta vez, fue por su planteamiento de explotar el crudo de los bloques Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT), ubicados en el Parque Nacional Yasuní.

Desde el parque El Arbolito, en el norte de Quito, hasta la Plaza Grande, un grupo de amazónicos liderados por una treintena de alcaldes caminó en apoyo a ese plan del Ejecutivo. Aseguraron que solo de esa forma las poblaciones de la Amazonía podrán desarrollarse.

A las 08:30 se concentraron en el tradicional parque. Recostados, sentados o parados sobre el césped, vistiendo camisetas verdes de Alianza País o blancas que decían 'Amazonía vive', esperaban el inicio de la marcha por las calles de Quito.

Carlos Delgado, oriundo de Orellana, llamaba por megáfono a sus coterráneos para que estén reunidos en un solo bloque. Para este joven, la explotación es la única solución que su pueblo ve para que ellos puedan tener recursos. "Necesitamos medicinas, alcantarillado, asfaltado… y solo al explotar el Yasuní tendremos los recursos que necesitamos para que los proyectos sean ejecutados", dijo.

Alrededor de las 09:45 un grupo de alcaldes de la Amazonía llegó y se dirigió a su gente. Germán Flores, burgomaestre de Puyo, dijo que esta oportunidad no puede ser desperdiciada, porque el dinero de la explotación cubrirá la deuda del Estado con los gobiernos locales de la Amazonía, como lo ha anticipado el Presidente.

La primera parada de la marcha fue la Corte Constitucional. Allí los alcaldes amazónicos liderados por Temo Ureña, representante de Joya de los Sachas, y Joffre Poma, de Lago Agrio, entregaron un pedido para que se convoque a una consulta popular para que se apruebe la explotación del Yasuní. Este es el Plan B de los amazónicos, pues su carta principal es la aprobación de la Asamblea al pedido del presidente Rafael Correa.

De inmediato, se dirigieron hasta la Asamblea Nacional, que estudia la solicitud del Ejecutivo. Un cerco de policías impidió que todos los manifestantes ingresaran al Palacio Legislativo. El asambleísta oficialista Carlos Viteri, presidente de la Comisión de Biodiversidad, recibió a los alcaldes.

Ellos entregaron un manifiesto que detalla las razones por las cuales apoyan la explotación del ITT. La razón principal es que creen en la promesa del Primer Mandatario, de que el crudo será extraído de manera responsable, con el menor impacto ambiental posible.

Antes del mediodía, los simpatizantes del Gobierno emprendieron su marcha hasta su tercera y última parada: el Palacio de Gobierno. Ellos debían llegar antes de las 13:00, para ser recibidos por el presidente Rafael Correa.

A veces se observaba que la gente corría, para alcanzar la camioneta que los guiaba. A la hora fijada, el Mandatario salió al atrio de Carondelet y habló con ellos. La gente se emocionó y a cada frase la gente respondía con aplausos.

Correa ratificó que la explotación petrolera en el Yasuní va, así como la de todos los recursos que están bajo tierra. Repitió que es para mejorar la vida de la gente.

El Mandatario agradeció a quienes llegaron. Dijo que esa es una muestra del respaldo que tiene su propuesta. Además, aclaró que ellos promoverán la mejora en la mejora de la calidad vida en las provincias que fueron "olvidadas".

Correa agradeció a la comunidad de la Amazonía por el apoyo que le mostraron al respaldar su decisión que, a pesar que es dura, es por el bien del pueblo, dijo.

Además, aclaró que: "Mientras yo sea Presidente ni un paso atrás compañeros… venceremos junto a ustedes y saldremos de la pobreza".

Con su discurso se dio por terminada la movilización, que buscó contrarrestar las protestas que se han levantado desde hace varias semanas, en contra de la decisión de explotar los campos que están en el Parque Nacional Yasuní.

En los próximos días está previsto que la Asamblea se pronuncie respecto al pedido del Mandatario de explotar el 1 por mil del Parque.

Algunos de los asambleístas del movimiento oficialista ya han anunciado su apoyo a la propuesta de explotación petrolera. La Asamblea tiene que pronunciarse después de dos debates.

La pregunta planteada

¿Apoya al Presidente,  en su propuesta para la explotación de petróleo en un área no mayor al uno por mil del Parque Nacional Yasuní, y que el producto del petróleo que se extraiga del bloque 43, campos ITT, se destine a la lucha contra la pobreza, el financiamiento de los planes de vida de las comunidades ancestrales y la dotación de servicios básicos? Un grupo de dirigentes amazónicos ingresó al Salón de Banquetes de Carondelet y entregó un manifiesto. El vicepresidente Jorge Glas y otros funcionarios estuvieron presentes.

Españoles rechazan la decisión

Roxana Cazco. Corresponsal en Madrid.

Ecologistas en Acción, una agrupación española que aglutina a más de 300 gremios ecologistas, presentó ayer en la Embajada de Ecuador en Madrid una carta dirigida al presidente Rafael Correa. En ella expresa su "profunda consternación" sobre la decisión de explotar el petróleo del ITT, en el Parque Yasuní.

Los ecologistas, respaldados por otra docena de asociaciones, consideran que la decisión del Gobierno ecuatoriano se basa en "argumentos desacertados".

Dudan que la extracción afectará solo al 0,001%, porque en un ecosistema "los impactos son muy amplios y están interrelacionados". Dicen además, que la zona es un humedal, por lo que un eventual derrame "sería gravísimo" y se extendería fácilmente por todo el Parque.

Cuestionan también la premisa de que allí no habitan pueblos aislados, "(…) pues durante todos estos años el propio Gobierno ha defendido la existencia de pueblos no contactados en esta zona", señala la carta. Y recuerdan que según el artículo 57 de la Constitución ecuatoriana, "está vedada todo tipo de actividad extractiva en los territorios de los pueblos en aislamiento voluntario".


Califique
2
( votos)