Tiempo de lectura: 3' 0'' No. de palabras: 473

El mandatario de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que la llamada de la semana pasada del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, no tuvo como finalidad presionar a su Gobierno por el caso de Edward Snowden, quien está a la espera de que Quito tramite su solicitud de asilo.

Correa, que el fin de semana reveló que el viernes recibió una llamada telefónica de Biden, recalcó que éste "jamás" se comunicó con él para presionarlo.

"Lo que sí manifestó es que las relaciones bilaterales se iban a deteriorar fuertemente", un factor que, apuntó, tomarán en cuenta si finalmente llegan a tramitar la solicitud de asilo del extécnico de la CIA, reclamado por el Gobierno estadounidense por revelar información secreta.

En una entrevista con el programa 'Ecuador Habla' de la radio oficial del Gobierno, el jefe de Estado aseguró que la conversación con Biden fue "muy cordial".

El gobernante dijo que le recordó a Biden el caso de banqueros ecuatorianos que permanecen en Estados Unidos y son requeridos por la justicia ecuatoriana.

El pasado sábado, en su informe semanal de labores, Correa recordó que su Gobierno "ni siquiera" puede tramitar aún el pedido de asilo de Snowden, porque "no se encuentra en suelo ecuatoriano".

El extécnico de la CIA está en la terminal de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo desde el pasado 23 de junio, cuando se conoció que pidió asilo a Ecuador país que, en medio del caso Snowden, ha renunciado a las preferencias arancelarias que otorga EE.UU. por la lucha contra el narcotráfico.

La semana pasada, el secretario de Comunicación de Ecuador, Fernando Alvarado, dijo que su país "no acepta presiones ni amenazas de nadie, y no comercia con los principios ni los somete a intereses mercantiles, por importantes que éstos sean".

Ello, apuntó entonces, frente "a la amenaza, insolencia y prepotencia de ciertos sectores políticos, grupos mediáticos y poderes fácticos estadounidenses que han presionado para quitar las preferencias arancelarias" (Atpdea, por sus siglas en inglés).

El anuncio lo hizo un día después de que la legisladora republicana por Florida Ileana Ros-Lehtinen dijese que apoya retirar las preferencias arancelarias a Ecuador, y tomar otras represalias, si Quito ofrece asilo a Snowden.

El Atpdea beneficiaba con el acceso libre de aranceles al mercado más grande del mundo a la mayoría de los productos de Perú, Colombia, Bolivia y Ecuador.

EE.UU. suspendió a Bolivia en 2008 y Perú y Colombia ya no necesitan el programa por la entrada en vigor de sus tratados de libre comercio con Estados Unidos, con lo que Ecuador esperaba en solitario su renovación hasta este mes.

Correa aseguró hoy que "una economía como la ecuatoriana puede suplir la ausencia de las preferencias arancelarias".

Califique
2
( votos)