Tiempo de lectura: 6' 10'' No. de palabras: 992

Entrevista a Esteban Paz, presidente de la Comisión Ejecutiva de Liga Deportiva Universitaria

Su nombre suena como candidato a Alcalde de Quito. ¿Existe esa posibilidad?
La verdad no había pensado muy a fondo sobre esta posibilidad porque no se me habían abierto las puertas. Pero hace unos meses atrás, Mauricio Rodas, del movimiento SUMA, me presentó esta opción. Sí había recibido propuestas antes, pero nunca fueron formales. Sin embargo, la de Rodas sí lo es. Desde entonces hemos conversado con mucho más detenimiento sobre el tema.

¿Hay algo que lo detiene?
Personalmente tengo algunos inconvenientes para decidir. Evidentemente, como cualquier ciudadano, soy consciente de la necesidad de aportar para Quito. Esta es una ciudad a la que hay mucho para dar porque a mí también me dio la posibilidad de vivir en plenitud de condiciones. Y eso sería algo tan magnífico como una Alcaldía.

¿Cuándo fue esa reunión con Mauricio Rodas?
Sus propuestas se han ido intensificando en las dos últimas semanas. Le he manifestado mi agradecimiento a Mauricio por haberme tomado en cuenta y considerar que soy una opción viable para la ciudad. Como ciudadano comprometido tengo la inmensa ilusión de poder servirla. Pero este momento no me permite todavía tomar la decisión. Estoy tratando de analizar bien las cosas porque es un paso importantísimo.

¿De qué depende?
Tengo algunos inconvenientes personales que no me permiten dar ese gran paso.

¿Cuáles son esos inconvenientes?
El momento que vive Liga no es el mejor. Me gustaría salir de Liga sintiéndome satisfecho de dejarlo en las mejores condiciones posibles. Están también cuestiones empresariales. Todavía no termino de consolidar la cadena de restaurantes que dirijo: Sports Planet. Estamos creciendo, pero aún debo hacer mucho para dejar una empresa que es mi sustento. Además está la familia.

De algún modo se lo ve animado para hacerse cargo de la ciudad, ¿cierto?
Yo vi el trabajo de mi padre (Rodrigo Paz, alcalde entre 1988-1992) y su inmensa responsabilidad de hacer cosas por Quito. Siempre me sentí orgulloso de él y de mi madre, quienes trabajaron duro en esa tarea. La verdad es que me encantaría hacer algo así porque no puede haber mayor orgullo que ser Alcalde de esta ciudad.

Para pensar en esta opción, debió haber hecho un diagnóstico de la ciudad, ¿cuál es?
Muy superficialmente, uno ve como ciudadano común que se puede mejorar. Al tener una visión empresarial, uno puede aportar con muchas ideas. Ahora también es cierto que es una función crítica porque se debe trabajar en función de las realidades a las que uno se debe someter. Un ejemplo de ello es el presupuesto (de la urbe).

Si hablamos de Quito como capital, el Alcalde muchas veces debe asumir posiciones, ya sea frente al Gobierno o enfrentar fuerzas al interior del Concejo. ¿Ha pensado sobre eso en caso de aceptar la propuesta de Mauricio Rodas?
No, la verdad que no. No soy una persona ambiciosa políticamente. No me interesa la política. Por ende, tampoco considero que la Alcaldía sea un trabajo político, sino el de un empresario que tiene ideas, una visión y que tiene que plasmarlas en función de la realidad. El ser político ya conlleva otros factores y mi ambición no llega a pensar en ellos, pero sí en trabajar a favor de Quito.

Pero la gestión de su padre, Rodrigo Paz, como alcalde, le dio un gran impulso nacional e incluso fue candidato a la Presidencia en 1996...
Mi padre no podía darle la espalda a la política porque es el medio más claro para influir positivamente en la vida de la gente. Si las personas tenemos ideas, condiciones y valores adecuados para ello, debemos afrontar el reto. Pero cada persona tiene diferentes circunstancias. En mi caso, no ambiciono la política como tal, sino solo trabajar por Quito.

En resumen, hay un sí potencial que depende de superar esos tres inconvenientes que menciona. ¿Cuándo se conocerá su decisión?
Insisto en que tengo que pensar en lo personal, familiar, empresarial y deportivo. Una decisión así implicaría dejarlos de lado porque cuando uno tiene la posibilidad de ser alcalde, debe saber que demandará 100% de tiempo y no se puede poner la cabeza en ninguna otra cosa que no sea en Quito.

¿Hay tiempos para conocer su decisión final? ¿Se ha fijado alguna fecha?
Absolutamente. Tengo una fecha tope, pero está en mi cabeza. Es algo acordado con mi familia. El tema es que tampoco puedo ser descortés e irrespetuoso con Rodas. Por eso quiero tomar la decisión lo antes posible.

¿Nos puede decir fechas?
Es difícil decirlo. Estoy analizando la posibilidades.

Siempre se dice que el deporte ha servido como trampolín político. ¿Es este el caso?
En muchos casos sí, por la exposición. Y quizá por eso tengo esta posibilidad. Pero en el fútbol, como en todo, si se hacen las cosas bien se da a conocer positivamente y pasa al revés si es una gestión negativa. Uno puede tener exposición como empresario, como cantante o como una persona de bien. No creo que sea el fútbol lo que da a conocerse, sino la vida que muestra si uno sirve a los demás.

Hoja de vida

Su trayectoria.  Es el rostro visible de Liga Deportiva Universitaria de Quito. Hijo del exalcalde de la ciudad, Rodrigo Paz. Es propietario de la cadena Sports Planet. En el 2002 fue secuestrado.

Su punto de vista.  La responsabilidad de ser alcalde de Quito lo ilusiona, pero quiere meditar bien antes de aceptar la candidatura de SUMA. Le detiene la situación de Liga, de su empresa y de su familia.


Califique
2
( votos)