Tiempo de lectura: 3' 37'' No. de palabras: 580

La pugna que han mantenido en los últimos días el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y el alcalde opositor de Guayaquil, Jaime Nebot, se intensificó este miércoles tras la denuncia de que el Gobierno quiere "sacar" al puerto marítimo de esa ciudad costera.

El de Guayaquil es uno de los puertos más importantes y la ciudad es la más poblada del país, además de ser considerada aún el bastión de la oposición al Gobierno de Correa.

En un mensaje televisado a todo el país, el alcalde de Guayaquil advirtió, de manera vehemente, de la supuesta intención del Gobierno de construir otro puerto marítimo en el sector de Chandui, en la vecina provincia de Santa Elena.

"Guayaquil es una ciudad puerto y la actividad portuaria representa la identidad y la naturaleza" de la ciudad, dijo Nebot al interpretar una propuesta del Gobierno sobre políticas portuarias en el país que, según dijo el alcalde, reduciría la funcionalidad del puerto de su urbe.

"Si el joven de 50 años que preside el Ecuador (Correa) todavía no ha aprendido geografía y afirma o firma cosas confusas, ese es su problema, pero lo claro es que sus afirmaciones implican sacar al puerto de Guayaquil", señaló Nebot. Según él, la propuesta de Correa implicaría que por el puerto de Guayaquil ya no se podrían exportar productos como el banano ni tampoco importar vehículos, por lo que su actividad quedaría reducida al turismo.

"Jamás vamos a permitir que la actividad portuaria de Guayaquil sea reducida prácticamente a la nada y que burócratas centralistas decidan que se importa y exporta por Guayaquil, perjudicando a sus habitantes", añadió Nebot, que pidió a sus habitantes permanecer alertas ante las iniciativas de Correa. La pugna entre Correa y Nebot se da a pocos meses del inicio de la campaña electoral (que arranca en enero) para los comicios de febrero próximo, cuando los ecuatorianos elijan a alcaldes, prefectos de las provincias y otras dignidades de gobiernos locales.

La reacción del alcalde de Guayaquil, además, sucede al desafío que Correa le hiciera para apoyar una reforma constitucional que permita la reelección indefinida para todos los cargos públicos del país. Nebot ha rechazado la propuesta y ha justificado la posibilidad de presentarse para la reelección en los comicios de febrero próximo.

El movimiento oficialista Alianza País (AP), de Correa, abrió el debate sobre la reelección, pese a que el mandatario no ha planteado la intención de buscar un nuevo mandato. "El presidente no lo ha planteado", dijo a Efe el secretario ejecutivo de AP, Galo Mora, quien explicó que la propuesta pretende evidenciar el "doble rasero moral" de ciertos medios de comunicación que criticaron en su día a Correa por optar a la reelección y ahora apoyan las aspiraciones en el mismo sentido del alcalde Nebot.

La Constitución ecuatoriana, vigente desde 2008, permite una sola vez la reelección, por lo que Correa, quien fue reelegido en febrero de 2013, no podrá aspirar a un nuevo mandato. Su actual gestión finaliza en 2017, tras diez años en el poder. Nebot, del opositor "Madera de Guerrero", podría en cambio volver a presentarse pese a que en 2014, cuando se celebren las próximas elecciones municipales, completará 14 años en el cargo.

Califique
2
( votos)