Tiempo de lectura: 12' 39'' No. de palabras: 1993

Tratando de evadir la acción de la Justicia ecuatoriana, el ex hombre fuerte del Gobierno, Pedro Delgado, pudo haber ido a parar directamente en la boca del lobo.

Desde el 21 de diciembre pasado, Delgado permanece en Miami, Estados Unidos, luego de admitir públicamente que había falsificado su título de economista, que le permitió ocupar varios cargos en el sector público. Precisamente, al oficializar uno de sus nombramientos en el actual Régimen, su primo, el presidente Rafael Correa, se refirió a él en su decreto como “el economista Pedro Delgado”.

Aunque es requerido por la Fiscalía que, tras una denuncia del asambleísta Enrique Herrería, lo investiga por adulteración de documentos públicos, Delgado anunció que no volverá pues se considera un perseguido.

No es la primera vez que Delgado vuela a Miami por problemas legales. En el 2002 se refugió ahí luego de ser enjuiciado por adulteración de documentos públicos, tras una demanda de Nicolás Landes, ex propietario del Banco Popular. Volvió al país para ocupar el cargo de asesor cuando Correa llegó al poder, en el 2007.

En Miami, Delgado vivía, junto con su esposa Verónica Endara (ex cónsul en Miami) y sus tres hijos, en un apartamento pequeño en Collins Avenue. Pero el 29 de diciembre del 2011, cuando ya era Presidente del Directorio del Banco Central, compró una casa valorada en USD 385 000 (ver nota compartida). También es dueño de USD 2 000 en acciones de la firma Integrare America Consulting, que brinda asesoría técnica.

Polifacético y multifuncional. Pedro Delgado se convirtió en un personaje clave, con mucho poder en varias instituciones y a diferente nivel: fue delegado del Presidente en el Consejo Temporal de Liquidación de entidades bancarias; presidente del Banco Central y, a la vez, cabeza del Fideicomiso mercantil AGD CFN-Ugedep No Más Impunidad. Estas dos últimas entidades tienen el control de todos los bienes muebles e inmuebles de la banca cerrada.

Su papel con Irán Con esa gran influencia, Delgado, de 50 años, se convirtió en un personaje fundamental para afianzar las relaciones financieras y comerciales entre Ecuador e Irán, que son un puntal de la política exterior ecuatoriana.

Su papel en este nexo es seguido de cerca por las autoridades estadounidenses, que los últimos meses tomaron medidas para investigar a fondo la proximidad entre ambas naciones. Fuentes de ese Gobierno comentaron que es investigado por un supuesto lavado de dinero proveniente de Irán.

El martes pasado, el Departamento de Estado anunció que EE.UU. elaborará una estrategia para contrarrestar las actividades de Irán en Latinoamérica, especialmente en algunos de sus aliados, incluido Ecuador. El presidente Barack Obama firmó, el 28 de diciembre, una ley impulsada por el Congreso y el Senado que pide que el Departamento de Estado elabore una estrategia para responder a la “creciente presencia y actividad hostil de Irán” en el continente, con plazo de 180 días.

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, rechazó esa decisión. “Vamos a luchar por nuestra soberanía. Este es un Gobierno distinto a otros que definían su política exterior en función de las preocupaciones y los miedos que infundían los Estados Unidos”.

Tratando de concretar los negocios con Irán, que es sujeto de sanciones internacionales de la ONU por sus planes nucleares con supuestos fines bélicos, Delgado viajó a Teherán en dos ocasiones: en abril del 2011 y en febrero del 2012. El 3 de abril aterrizó en el aeropuerto de Khomeini, en Teherán, encabezando una delegación donde también estaba su cuñado, Francisco Endara. Según el registro de la Dirección de Migración, salieron de Quito el 1 de abril del 2011, en el vuelo 966 de la compañía American Airlines (AA) rumbo a Londres.

La visita en Irán duró tres días. Las incidencias de ese viaje fueron relatadas por Endara, quien fue coordinador de la Secretaría Técnica del Fideicomiso (STF), en una confesión bajo juramento que rindió -el 19 de julio del 2012- dentro del juicio que el Estado ecuatoriano sigue en Miami contra los hermanos Roberto y William Isaías, ex dueños de Filanbanco.

Endara estuvo en la STF desde el 11 de enero del 2010 hasta el 28 de febrero pasado con un contrato de servicios profesionales. Actualmente es asesor de la Corporación Financiera Nacional (CFN), administradora del Fideicomiso.

En ese primer viaje, Delgado y Endara quisieron vender empresas incautadas a compañías iraníes. Se hospedaron en el Hotel Espinas, y pagaron por cada habitación sencilla USD 200, según documentos internos del viaje. En Teherán se reunieron con representantes de The Iranian Foreign Investment Company (IFIC), entre el 4 y 5 de abril. Emplearon un traductor que cobró USD 120 diarios. Durante el interrogatorio en Miami, Endara no especificó los nombres de las empresas que se ofertaron.

Luego del desplazamiento a Irán, Endara se fue de vacaciones a Israel. “¿Por qué era necesaria su presencia en Irán?”, le preguntó Mike Tein, abogado de los hermanos Isaías. “No tengo ni idea”, respondió Endara, dejando boquiabiertos a los presentes.

Cofiec, una pieza clave Una de las piezas para entender la magnitud de los nexos con Irán es el banco Cofiec, propiedad del Fideicomiso AGD CFN-Ugedep. Aquí nuevamente entró en escena Delgado.

Siete meses después de su visita a Irán, intercedió para agilitar el depósito de USD 1,8 millones en efectivo en Cofiec. El 15 y 24 de noviembre del 2011 se depositaron, respectivamente, en la cuenta de ahorros 112 834, USD 500 000 y un 1 360 000, provenientes del presupuesto de Irán. Un informe de la Superintendencia de Bancos estableció que la transacción de Cofiec no tuvo los formularios que son requisitos del control antilavado, sobre la declaración del origen lícito de fondos.

No obstante, el documento ERII/3-3/1026, del 21 de noviembre y emitido por la Embajada de Irán a Cofiec, da pistas claras de que las operaciones tenían respaldo al más alto nivel. “En referencia a las conversaciones sostenidas en reuniones pasadas entre Usted (se refiere a Antonio Buñay, presidente ejecutivo de Cofiec) y el embajador Majid Salehi y anteriormente con las altas autoridades del Ecuador, entre otros, el distinguido Pedro Delgado Campaña, en las cuales se acordó el ingreso del efectivo lícito de esta embajada a nuestras cuentas (…)”.

Tres meses después (febrero del 2012), Delgado realizó su último viaje a Irán. Durante la misión, él y su comitiva mantuvieron encuentros con representantes de cuatro bancos: Pasargad, Banco de Desarrollo de Exportaciones (EDBI), Saman y Parsian. Esto lo afirmó en el memorando PE-29-12, del 24 de febrero, el titular del banco Cofiec, Gino Caicedo.

Con Pasargad, se analizó la posibilidad de que Cofiec fuera “vendido parcial o totalmente a esa institución bancaria. Esa entidad ingresó a la lista negra internacional en julio del año pasado.

El 17 de septiembre, Delgado también rindió su testimonio en el caso contra los Isaías en Miami. En un tenso interrogatorio, el ex titular del Central explicó que cuando se realizaron las conversaciones el Pasargard no estaba sancionado. “No había problema en vender (Cofiec) a ese banco”. Entonces, el abogado Tein sostuvo que Delgado ha estado utilizando dinero obtenido de la venta de empresas incautadas para su beneficio y que lavaba dinero para Irán.

Problemas con el Pacific Otro tema del que Delgado estuvo al tanto es el manejo del Pacific National Bank (PNB), con sede en Miami. Primero como asesor presidencial y luego como cabeza del Banco Central, que era el propietario del Pacific, cuyas acciones fueron transferidas a la CFN.

El 23 de marzo del 2011 la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) de los EE.UU. determinó que el PNB falló en establecer y mantener procedimientos para asegurar el control de lavado de activos, conforme al Acta de Secreto Bancario de los EE.UU. Este banco es parte del Banco Pacífico.

Este incumplimiento se estableció en la orden de consentimiento del 16 de diciembre del 2005 y fue ratificado el 25 de marzo del 2009 y el 23 de marzo del 2010. Como consecuencia de las violaciones en esta materia, la Red contra el Crimen Financiero determinó una multa de USD 7 millones, además de sanciones individuales para sus directivos, que se han mantenido en total reserva por las autoridades ecuatorianas.

Y hoy por exigencia de la OCC y de la Reserva Federal, el banco debe ser vendido hasta marzo, de lo contrario será liquidado y para concretar la venta todas sus acciones fueron transferidas a un fideicomiso manejado por un fiduciario independiente en los EE.UU., controlado por los reguladores.

Dudas sobre el pago de vivienda en Miami

Uno de los pendientes que el primo del Presidente tiene en La Florida (EE.UU.) es justificar de dónde sacó el dinero para pagar su casa en North Miami Beach, que costó USD 385 000.

Para empezar realizó un pago inicial en efectivo de USD 35 000; luego en una entrevista en CNN dijo que se financió con un crédito de un banco de EE.UU. Un tiempo más tarde se comprobó que el Austro Bank Panama le dio parte del costo del inmueble (USD 195 000). En La Florida no consta ninguna hipoteca a su nombre ni el de su esposa Verónica Endara.

En CNN también señaló que otra parte de su casa fue pagada con un crédito de FCC Finantial Corporation. Según los registros oficiales de La Florida, esta firma está inactiva desde el 2001, por lo que las cifras siguen sin cuadrar.

En la denuncia que el asambleísta Cléver Jiménez presentó a la Fiscalía pidió que se sancione a Delgado por el presunto delito de perjurio, con reclusión menor de tres a seis años. En la declaración patrimonial jurada que Delgado presentó a la Contraloría, en noviembre del 2011, no se incluye el giro de USD 200 000 que recibió del abogado Juan Borja Charvet, dos días después de que el banco Cofiec entregara el préstamo a Duzac (20 de diciembre del 2011).

Según los documentos presentados por Jiménez, este dinero fue gestionado desde octubre del 2011, un mes antes de la declaración, para el pago de su vivienda.

En el juicio que el Estado ecuatoriano lleva en Miami en contra de los hermanos Isaías, Delgado como testigo principal, indicó que Borja es un “conocido amigo y nada más” y que “no tiene negocios con él”, pero admitió que le pidió que le transfiriera el dinero.

Los acuerdos firmados entre Ecuador e Irán

Memorando de  Entendimiento en agricultura y cooperación pesquera. Suscrito el 9 de agosto del 2008.

Memorándum de  entendimiento entre el Ministerio de Minas y Petróleos con su par de Irán para cooperar en el sector geológico minero. Firmado el 13 de septiembre del 2008.

También se establece  cooperación en las áreas de electricidad, energía, desarrollo urbano, etc., binacional. Suscrito el 8 de octubre del 2008.

Protocolo de  Cooperación entre el Banco Central del Ecuador y el Export Development Bank of Iran (EDBI). Suscrito el 7 de diciembre del 2008.

Memorando de  Entendimiento sobre Cooperación Industrial y Minera y sobre la construcción de una fábrica de cemento en Ecuador. Suscrito el 7 de diciembre del 2008.

El 12 de enero del 2012  el presidente Mahmud Ahmadineyahd y su par Rafael Correa firmaron en Quito un acta que sienta las bases de acuerdos en áreas financieras, bancarias, industriales, comerciales, etc. En el documento de carácter binacional se establece que “en materia de cooperación bancaria y financiera, el Banco Central del Ecuador abrirá una cuenta en un banco de los países terceros en el cual Irán posee un cuenta bancaria”.

1,8 Millones depositó Irán en Cofiec, con la venia de Pedro Delgado.

2 viajes realizó Delgado a Irán, en abril del 2011 y en febrero del 2012.

Califique
2
( votos)