Tiempo de lectura: 4' 11'' No. de palabras: 678

En la última década, las provincias de la Sierra central lograron una mayor visibilidad informativa por cuenta de los medios de comunicación de esta región, así como por los de escala nacional.

Sin embargo, no todos los periódicos, canales de televisión y radios de esta zona renovaron sus productos y programaciones ni actualizaron su tecnología.

Esto a pesar de la presencia de corresponsalías y oficinas regionales que fueron abiertas por empresas periodísticas nacionales, en ciudades como Ambato, Riobamba, Latacunga y Guaranda.

La reactivación del volcán Tungurahua, el intenso movimiento comercial, los atractivos turísticos, las nuevas empresas y emprendimientos de la zona fomentaron el trabajo mediático hasta saturarlo.

Es lo que ocurre en Tungurahua con las frecuencias de radio. La sobreoferta motivó a una competencia diaria por captar los anuncios publicitarios.

La audiencia en esta provincia se divide entre 10 emisoras en amplitud modulara (AM) y 35 en frecuencia modulada (FM).

Para el comunicador radial Fernando Salazar, la escasa planificación truncó a la radio local. "No hay recursos económicos suficientes para contratar y formar buenos profesionales. Por eso, un segmento importante de jóvenes dejó de escuchar radio por la incursión de los iPod, mp3, tabletas, en fin".

La solución, según Salazar, es formar una escuela para locutores y restringir la entrega de frecuencias. "Los espacios en radio se financian con la publicidad que buscan los locutores y reporteros. Por ese motivo se concertan publirreportajes y entrevistas que han mercantilizado la información".

En Tungurahua hay tres revistas que también utilizan los publirreportajes como forma de sus formas de subsistencia. Los redactores de las notas no son de planta y ganan por nota publicada.

Asimismo, en Tungurahua funcionan dos canales de televisión con alcance local y regional. Napoleón Salas, administrador de Ambavisión, dice que allí laboran 25 personas. E informa que el 40% de la publicidad es estatal y el resto, privada.

En la Universidad Técnica de Ambato (UTA) se abrió en 1993 la Escuela de Comunicación Social. En la actualidad estudian 250 alumnos, pero el campo ocupacional en la zona es reducido.

En la provincia de Bolívar el trabajo no se diferencia del que se hace en las grandes ciudades. Es la opinión de David Jaramillo, comunicador radial.

"La publicidad estatal no ata a las empresas de comunicación y eso tiene sus pros y sus contras. Es beneficioso en la medida en la que no dependemos de favorecer al Gobierno, pero es negativo ya que muchos dependemos de las venta y las empresas privadas".

Los comunicadores sociales de la provincia se manejan por medio de pautas propias y la mayoría tiene sus medios. Actualmente la Universidad Estatal de Bolívar otorga el título de comunicador social a su estudiantes.

En Chimborazo, la mayor cantidad de estaciones radiales no tiene relación de dependencia con sus periodistas y locutores. Ellos se mueven alquilando los espacios y se sustentan con publicidad de locales comerciales e instituciones privadas. Pero también de instituciones públicas como los municipios y el Gobierno Provincial.

En los medios impresos, la venta de los ejemplares financia parte de la producción, pero también requieren de la publicidad para financiar los sueldos de sus empleados de forma regular.

En los dos rotativo de la provincia (La Prensa y Los Andes) laboran directamente 132 personas, entre operarios, personal administrativo, periodistas y diseñadores. Pero también dependen de estos periódicos otras 180 familias que se dedican a la distribución y la venta del producto en la provincia.

En Cotopaxi, los medios digitales lograron posesionarse en los últimos cinco años.

Ese es el caso de Cotopaxinoticias. Eso no significa que los periódicos y semanarios hayan perdido lectores. El Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC) lidera la producción de televisión en la región con su propio canal en quichua y español.

Mañana. Continúa la serie de la realidad de los medios en otras regiones del Ecuador.


Califique
2
( votos)