Tiempo de lectura: 2' 17'' No. de palabras: 331

El número confirmado de fallecidos por consumo de alcohol adulterado es 45, informó ayer el Ministerio de Salud. Esto, tras la muerte de 10 personas en esta semana (ocho en Azuay y dos en Tungurahua).

Estas víctimas se suman a las 35 que se registraron en julio. El 14 de ese mes se registraron las primeras muertes por consumo de alcohol adulterado, cuyo principal foco fue la parroquia Ricaurte, en Los Ríos, en donde han fallecido 20 personas. Los otros decesos se produjeron en Tungurahua (11), Azuay (10), Guayas (2), Pichincha (1) y Manabí (1).

El Ministerio de Salud agregó que hasta el martes 16 fueron atendidas 354 personas, de las cuales 161 son casos confirmados de intoxicación por metanol.

Mientras tanto, el director de Salud de Azuay, Julio Molina, confirmó que las ocho personas que fallecieron el último fin de semana consumieron alcohol adulterado. Las pruebas realizadas en el Instituto Izquieta Pérez determinaron que el licor era tóxico. Los fallecidos eran de las parroquias Victoria de Portete, Baños y Octavio Cordero, del cantón Cuenca.

Según Molina, los resultados de sangre y otros fluidos que se tomaron de las últimas ocho personas fallecidas revelaron la presencia de alcohol metanol. Esta dependencia tiene identificado el local donde se expendía el producto y a su propietario.

Entre tanto, la Dirección de Salud de Imbabura descartó que la muerte de Andrés D., de 25 años, fuera por intoxicación con alcohol metílico como se informó en un principio. Además, se investiga otro caso de intoxicación de un hombre de 25 años. Este se encuentra con pronóstico reservado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Vicente de Paúl, de Ibarra.

El Comité de Operaciones de Emergencia de Imbabura solicitó el respaldo de las Fuerzas Armadas para intensificar el control de licor. Esto, luego que el Izquieta Pérez detectara en tres muestras que el vino Tentador, fabricado en Tungurahua y que se expendía en Imbabura tenía metanol.

Califique
2
( votos)