Tiempo de lectura: 3' 50'' No. de palabras: 626

Las lluvias que continúan en la Sierra centro vuelven peligrosas algunas carreteras por causa de los deslaves y el asfalto mojado.

Estas características influyeron, por ejemplo, en el accidente automovilístico que se produjo alrededor de las 06:00 de ayer en el sector Mocha Pata, 25 minutos al norte de Ambato.

Mario Ruiz (36 años), Ángel Hidalgo (48 años), Esteban Hidalgo (28 años) y dos personas adultas, aún sin identificar, fallecieron.

Diego Hidalgo, de 19 años, otro de los ocupantes, se recupera en una de las salas del Hospital Docente Ambato. El joven tiene contusiones en el rostro y en el pecho.

imagenCuatro de los seis ocupantes se dirigían al cantón Cevallos, en Tungurahua. Ellos eran oriundos del barrio San Rafael, en la parroquia San Isidro, del cantón Guano en Chimborazo.

Petrona Quillín, esposa de uno de los fallecidos, explicó que ellos laboraban en una fábrica de calzado en Cevallos. Ingresaban a trabajar a las 07:30 y regresaban a las 20:00. Los artesanos eran aparadores y se hallaban en esa labor desde hace seis meses.

“Siempre se movilizaban en bus. No sabemos por qué se subieron a un automóvil. Ahora me quedo con un hijo”, dijo la mujer, mientras se secaba las lágrimas con un chal rosado.

A las 10:00, los cuerpos continuaban en la morgue de Ambato. En camionetas arribaban los familiares que realizaban los trámites de Ley para retirar los cuerpos. En cajas de madera los trasladarían al barrio para velarlos.

Luis Colcha, técnico del Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT) de Tungurahua, confirmó que el conductor del vehículo Chevrolet, de placas PTM-783, perdió el control e invadió el carril contrario.

Luego chocó con un camión y se impactó contra una pared. “En la vía había gravilla suelta y la calzada estaba mojada por las lluvias de las últimas horas. Recomendamos a los conductores que respeten los límites de velocidad”, explicó Colcha.

Con ese criterio coincidió Alberto López, primo de los fallecidos. Y añadió que en ese sector también se desarrollan trabajos de recapeo a cargo de la empresa Panavial. “Esteban deja a dos menores desamparados. Y su primo, Mario, a seis jóvenes”.

Entre tanto, la vía que conecta a las poblaciones de Baños de Agua Santa con Vizcaya, Ulba y El Triunfo, en Patate, fue reabierta solo para carros livianos.

Esto porque la base de la vía, en algunos tramos, fue destruida por las precipitaciones. La maquinaria del Consejo Provincial de Tungurahua y de los municipios de Patate y de Baños habilitó la carretera el fin de semana.

Xavier Mayorga, jefe de la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) del cantón oriental, informó que los pobladores deben transitar con precaución. “Hay restricciones en la noche. Las lluvias continúan y pueden causar grandes deslaves”.

Estas poblaciones se encontraban incomunicadas desde el 1 de este mes. Los ganaderos tuvieron que arrojar la leche en los ríos y las quebradas. Además, caminaban 30 minutos con los productos como mora, babaco y maíz.

Juan Aymara, presidente del caserío Cruz Loma, en la parroquia El Triunfo, indicó que hay vías alternas que aún tienen obstáculos. “La madrugada de ayer llovió muy fuerte, pero los días anteriores hubo sol. Esperamos que las autoridades nos ayuden”.

Los técnicos del Observatorio del Volcán Tungurahua (OVT), ubicado en la base de Guadalupe en Patate, indicaron que en las quebradas Achupallal, Pondoa, Bilbao y Mapayacu se observó el aumento del caudal.

“Los vigías no reportan ninguna novedad. El cráter está con nubosidad”, dijo Gorki Ruiz, encargado del monitoreo en el OVT.

Califique
2
( votos)