Tiempo de lectura: 3' 28'' No. de palabras: 569

Los cinco quirófanos del hospital Abel Gilbert Pontón, uno de los más grandes del Ministerio de Salud en la Costa, están en cirugía desde hace un mes. Y no precisamente con pacientes.

Obreros con picos y combos derriban los muros para remodelar por completo el área de operaciones y aumentar su capacidad. En total, el hospital Guayaquil, ubicado en el Suburbio porteño, tendrá 10 quirófanos.

Jonás Gonseth, gerente de la casa de salud, explica que las 60 cirugías que en promedio programan diariamente son derivadas, mediante convenios, a los hospitales de la Policía, Naval y Neumológico José D. Rodríguez. Todas las operaciones son ejecutadas por médicos y con insumos del Guayaquil.

Solo en el quinto piso se habilitarán siete quirófanos.

Según Mónica Altamirano, directora médico, uno de ellos será inteligente y otros dos serán híbridos, es decir, estarán equipados para realizar varios procedimientos durante una misma cirugía. En el primer piso se tiene previsto construir otros tres quirófanos exclusivos para las cirugías oftalmológicas y de otorrinolaringología.

Si bien los dos quirófanos de emergencias fueron inaugurados en el 2011, se planifica ampliarlos. Y contar con espacios exclusivos para intervenciones de emergencia general (por ejemplo, problemas digestivos) y otro para pacientes con politraumatismos (accidentes de tránsito y baleados). Al día, el hospital suma unas 14 cirugías por urgencias.

El Instituto de Contratación de Obras (ICO) coordina la remodelación de los quirófanos y de otros servicios. El administrador de la obra, Nilo Maldonado, detalla que la inversión es de USD 10 millones, monto que incluye la ampliación de hospitalización, en el cuarto piso. “Se aumentará el número de camas de 66 a 72”.

También se reestructura el tercer piso, donde hay 72 camas más. Y se sumará otro piso. El gerente Gonseth explica que el sexto piso, antes destinado a la residencia de médicos, ahora se transformará en un área de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). “Así el hospital pasa de cinco plantas operativas a nivel clínico a tener seis”.

En medio de las obras, el Guayaquil sigue su pulso. Al día registra unos 1 000 pacientes por Emergencia y cerca de 1 400 por consultas. Los trabajos de remodelación comenzaron en diciembre del 2011, luego de varias emergencias decretadas por el Ministerio de Salud, cuando lo dirigía David Chiriboga. Gonseth dice que en ese tiempo solo intervinieron las áreas más críticas. “Ahora se alcanzó una visión integral de lo que será el futuro hospital”.

Ese modelo del futuro Abel Gilbert incluye dos torres en la parte frontal, una para servicios médicos y otra para parqueos. Estas se comenzarán a construir en julio y el presupuesto está por los USD 15 millones, según el ICO.

Las instalaciones

Una muestra de cómo lucirá el futuro hospital Guayaquil está en el primer piso. Ahí funciona una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. Puertas de vidrio, mesones de granito, modernos equipos como un monitor de función cerebral y ventiladores de alta frecuencia son parte de los cambios. Carmen Arreaga, jefa del servicio, explica que tienen capacidad para 22 neonatos.

Los posgrados de especialidades ya se abrieron en el Guayaquil. Hay 86 posgradistas en anestesia, radiología, pediatría, neurocirugía, otorrinolaringología, medicina interna, cirugía general y medicina familiar.

Califique
2
( votos)