Tiempo de lectura: 5' 46'' No. de palabras: 908

Entrevista a José Antonio Gómez.  Historiador guayaquileño

Su experiencia.  Guayaquileño,  nacido en Las Peñas,  hace 85 años. Empresario; fue director del Archivo Histórico de Guayaquil.     

Su  punto de vista.   “Guayaquil y Guayas, históricamente no necesitaron de los gobiernos. Hemos puesto hitos contra el centralismo para progresar”.

¿Por qué Guayaquil es una ciudad identificada históricamente con la migración?

Por las circunstancias. Una de las primeras grandes migraciones que vinieron a la provincia de Guayaquil fue en el segundo tercio del siglo XVIII, en el primer ‘boom’ del cacao. Era la época en que los guayaquileños ya habían tomado posesión de la cuenca del Guayas, en plena producción.

¿Es decir se produjo una necesidad de mano de obra?

La provincia de Guayaquil era muy poco poblada y los recursos de braceros para el trabajo en el cacao eran limitados. Esta demanda llegó a la Sierra y los serranos empezaron a venir masivamente, al punto que las autoridades coloniales daban disposiciones prohibiendo la salida de sus pueblos de la gente. Siempre fue desde la Sierra centro-norte aunque también por Naranjal llegó la gente del Austro.

¿De qué niveles estamos hablando en esa primera gran migración?

La primera gran migración llegó al punto que, al poco tiempo, unos dos años después, la provincia de Guayaquil pasó a ser la más poblada del país.

¿Se puede decir que ese fue un hito en la historia?

Siempre hubo una vinculación, desde la época prehispánica hubo un vínculo estrecho entre la Costa y la Sierra a través de la cordillera de Angas. Es a la altura de Babahoyo que se subía a un punto llamado La Ojiva. De ahí se ascendía al antiguo camino indígena.

Y el segundo ‘boom’ migratorio, ¿cuándo fue?

Cuando empezó la ‘fiebre del banano’, pues se necesitaban muchos brazos, al igual que el cultivo de la caña, al que llegaron los braceros aunque esa no es una migración estable. El banano empieza desde antes de Galo Plaza, cuando se dan las primeras exportaciones en los años cuarenta.

¿Es decir que la migración está relacionada con la oferta de trabajo en el campo?

Hay que sumar la crisis económica del país, la famosa ‘locura’ de la Reforma Agraria del doctor Velasco Ibarra, que dio tierras al montubio que luego las terminó perdiendo por deudas. Esas dos crisis motivan que la población montubia de Los Ríos, del sur de Manabí, de Esmeraldas y de la Sierra se traslade a Guayaquil.

¿Qué hace a Guayaquil atractivo al migrante?

Es una urbe comercial y de comerciantes, que ofrece trabajo. Un migrante viene de la Sierra y al día siguiente está en una esquina con un negocio de chicles, caramelos y cigarrillos. La actividad comercial de Guayaquil es histórica y en época de crisis económica la gente busca fuentes de trabajo aquí.

¿Es decir que la gente solo llega por trabajo?

Es el motivo de la mayor parte de la migración del mundo. ¿Por qué se han ido los ecuatorianos a España, Estados Unidos?.. Porque aquí no ha habido trabajo. El que tiene más aspiraciones corre el riesgo de aventurarse a un lugar desconocido, donde no tienen amigos ni familia. Ese es el ser humano que conquistó al mundo.

¿La ciudad le ofrece al migrante lo que busca?

Ahí viene la parte del tráfico de tierras. El señor Assad Bucaram, desde el Congreso, hizo aprobar que en los alrededores de Guayaquil se pudiera comprar a 10 sucres el metro cuadrado. Por eso es que su crecimiento fue desordenado y esas extensiones no tienen servicios. Cada barriada que se desarrolla, al año que está allí quiere, con todo derecho, tener todos los servicios porque buscan mejores condiciones de vida.

¿Por qué cree que la gente viene a Guayaquil sabiendo que va a pasar penurias?

Porque las posibilidades son mucho mejores. Aparte, el que viene acá es tratado bien. Aquí no se desprecia al indio, al negro, ni al montubio. Aquí lo que necesita la persona es empezar a trabajar y ganarse el respeto.

¿Pero la gente en el campo tiene al menos su casa y arbolitos, pero acá a veces no tiene nada?

En el campo no tienen seguridad, salud, escuelas, viviendas, medicinas, no tienen nada. Entonces esa gente que sabe que acá hay, porque hace 10 años vino un pariente o un compadre y les contó su experiencia, entonces se vienen buscando una mejor vida.

¿Y cómo entender que la gente viene a zonas donde de antemano el Municipio dice que están fuera de los límites y no se los va a atender?

Llegan a esperar que se aumente el perímetro urbano…

Aunque no siendo eso urbano, igual es Guayaquil…

Por supuesto. No puede recibir los beneficios del Municipio pero están cerca de su trabajo o a una carretera para tomar un bus…

¿Pero esa no es una forma de marginar al migrante?

Yo no lo leo así. Creo que las autoridades municipales actualmente saben hasta dónde les ajusta el zapato. Cuesta mucho atender al Guayaquil urbano, darle los servicios básicos, más de lo que una administración puede hacer y el Municipio lo hace.

Califique
2
( votos)