Tiempo de lectura: 1' 58'' No. de palabras: 292

Ha transcurrido dos años de emitido el Decreto Ejecutivo 389 que dispone al Ministerio de Ambiente declarar de utilidad pública a todos los predios de la zona uno de La Josefina, en Paute, y hasta el momento se han expropiado 142 predios.

Esta zona comprende desde el cerro Tamuga hasta 500 metros aguas abajo en la confluencia de los ríos Paute con el Santa Bárbara, a 30 km al noreste de la capital azuaya: incluye los cerros Tamuga, Mishquiyacu, Shishío y orillas del Paute.

En 1999, esta zona fue declarada área minera sensible: se prohibió la entrega de permisos de explotación y de actividades extractivas. Esto, tras estudios técnicos que alertaron sobre la amenaza de un nuevo desastre como el de 1993.

Por eso, en noviembre del 2010 el Ministerio de Ambiente delegó al Programa de Reparación Ambiental y Social los procesos de expropiación. La directora Lorena Tapia señaló que han comprado 142 predios y han pagado USD 1 271 600.

La expropiación en los cerros Tamuga (el más inestable) y Shishío se ha cumplido en un 100%. Pero en el Mishquiyacu y orillas del Paute (entre Balcón de Pilatos y La Higuera) aún falta el 70%. “El proceso continúa, se trabaja en la socialización y levantamiento catastral por sectores”, dijo Tapia.

Los estudios iniciales también recomendaron que el Tamuga y Mishquiyacu deben ser estabilizados a través de la descarga controlada y técnica de los materiales pétreos.

La primera etapa se cumplió en convenio con los municipios de Cuenca, Paute y el Consejo Provincial de Azuay. Juntos extrajeron un millón de metros cúbicos de materiales que se utilizaron en la obra pública. La segunda fase se adjudicó a una empresa privada.

Califique
2
( votos)