Tiempo de lectura: 1' 22'' No. de palabras: 211

La vía de acceso a la urbanización La Joya, ubicada en el km 14,5 de la avenida León Febres Cordero, permanece bajo custodia de policías y vigilantes de tránsito.

La noche del jueves, un grupo de moradores protestó en contra del ingreso de una línea de transporte urbana: CTP2.

Según los residentes, esta cooperativa brinda un servicio ineficiente y genera un riesgo a la seguridad de quienes habitan en esta zona residencial, que agrupa 30 756 viviendas (10 000 personas). “No es posible que hayamos invertido en una casa, donde supuestamente nos ofrecían seguridad y privacidad, y ahora se eche todo abajo para incentivar el desorden”, dijo Carmen Burbano.

La av. Febres Cordero es una de las más transitadas en la ruta que une a los cantones Daule, Samborondón y Guayaquil.

Según Cristian Cobos, hace un año la misma línea de transporte intentó ingresar, pero fueron retirados por presión de los residentes porque los conductores manejaban a alta velocidad en una zona donde no se puede ir a más de 50 km/h.

Pero Ángel Barragán, conductor de la CTP, rechazó la protesta. Aseguró que ya tienen los permisos y un instructivo de buen comportamiento para no incomodar a los habitantes.

Califique
2
( votos)