Tiempo de lectura: 2' 5'' No. de palabras: 314

Ayer, el intendente de Policía de Imbabura, Danilo Espinosa, dispuso que se realicen operativos de control, en toda la provincia, contra la venta de licores sin registro sanitario. En Otavalo se realizó la mayor captura. "Hemos confiscado 4 000 litros de aguardiente de caña", dijo Marianita Montalvo, comisaria nacional.

Entre tanto, 20 policías nacionales y municipales cargaban ocho tanques de plástico de 200 litros cada uno en dos camionetas. Luego se encontraron ocho tanques más, de 200 litros, además decenas de galones y botellas repletas de alcohol.

La visita de los policías se realizó en las denominadas chicherías, en los barrios El Batán, Imbabuela y Los Lagos. En este último se encontraron ocho tanques de 200 litros. Su dueño, Luis Benalcázar, aseguró que el licor proviene del valle de Íntag, cantón Cotacachi. Cada tanque compra al por mayor en USD 180.

Mientras tanto, los operativos militares se intensifican en Ambato. El objetivo será decomisar el aguardiente que sea transportado en camionetas y buses interprovinciales y particulares.

Ayer a las 14:30, el Ministerio de Salud confirmó que el vino que ingirieron dos personas en Ambato, y les causó la muerte, sí contenía metanol. Eso se determinó después de los análisis realizados en los laboratorios del Instituto Izquieta Pérez.

Los fallecidos, Pedro Chacha, de 45 años, y Lisardo León, de 24, vivían en el sector de Tangaichi de la parroquia Picaihua.

En Cuenca, el subsecretario de Salud, Julio Molina, aclaró ayer que ninguna persona ha fallecido a causa de ingerir alcohol con metanol. Dijo que una mujer del cantón Sígsig murió el domingo pasado, pero por ingerir licor durante 30 días.

Además, en el operativo que se efectuó ayer en el sur de la ciudad, en el sector de la Feria Libre, se clausuraron tres locales que expendían licor y aguardiente sin registro.

Califique
2
( votos)