Tiempo de lectura: 2' 30'' No. de palabras: 434

El florecimiento de una de las orquídeas más grande y pesadas del mundo, y que se encuentra radica en el país, es la mayor atracción del Jardín Botánico de Guayaquil, ubicado en el norte de la ciudad. La longitud de la planta y sus flores de color amarillo tigre son una gran atracción para los visitantes.

Esta es la segunda vez que Grammatophyllum speciosum, como se la denomina científicamente, florece. Quienes la miran se sienten maravillados.

Reina de Moreira, visitante del Jardín Botánico, fue al sitio para ver a la orquídea. "Es como estar en el paraíso. Verla me llena de emoción, porque no todos los días se puede admirar algo así".

Esta planta es del Archipiélago de Indonesia (África), donde el clima es tropical. La orquídea mide seis metros de longitud, sus bulbos (tallos) alcanzan los dos metros de largo. Pesa una tonelada.

Según, la bióloga Mónica Soria Morales, la orquídea puede florecer por algunas razones. Entre ellas porque ya se adaptó al clima, o se siente como en su hábitat en el Jardín Botánico; porque se siente estresada y florece, o debido a que sus raíces están apretadas en un macetero.

A Luis San Lucas le gustan las orquídeas y aprovechó su paseo p or el Jardín Botánico para conocer y ver más acerca a la planta. "Esta nueva especie, en el país, me ha dejado con mucho interés en conocerla. Ella es diferente a las demás orquídeas que he visto".

La planta llegó al país hace 33 años. Carlos Andrade, miembro de la Asociación Ecuatoriana de Orquideología (AEO), la trajo al país y durante 20 años no floreció. En esa fecha, la orquídea tenía tres o cuatro bulbos.

Debido a que no florecía, Andrade decidió dársela a Eduardo Álvarez, también miembro de la AEO. Él la tuvo por 10 años, en su hacienda en Chongón (Guayas) y solo una vez le brotó flores.

Hace tres años la donó al Jardín Botánico. Soria comenta que los biólogos del lugar están sorprendidos, ya que ha superado el tiempo de florecimiento. Comenzó los primeros días de abril.

"Normalmente dura dos a tres semanas. Pero aún las flores están en buenas condiciones, como para unas dos semanas más", dice Soria. El próximo florecimiento sería en unos cuatro a cinco años.

Califique
2
( votos)