Tiempo de lectura: 5' 37'' No. de palabras: 907

Los militantes del Movimiento Popular Democrático (MPD) se reunieron en la central del partido en Esmeraldas. Ahí vieron, en dos televisores, los primeros resultados de las elecciones que se hicieron el 17 de febrero. El local estaba abarrotado.

El asambleísta y candidato Línder Altafuya dice que se sorprendieron e indignaron al conocer los primeros resultados. El MPD quedó fuera del podio de ganadores, luego de 12 años de hegemonía.

Según el Consejo Nacional Electoral, el movimiento Alianza País (AP) logró tres asambleístas por Esmeraldas. Lenin Lara, ex gobernador; Esperanza Galván y Gabriel Rivera, quien fue reelegido. El cuarto cupo sería para Ramiro Tenelema, del movimiento CREO, liderado por Guillermo Lasso.

El sociólogo Pablo Minda cree que con estos resultados, el MPD prácticamente ha quedado desterrado de Esmeraldas.

"Si no quiere desaparecer, lo que le queda es empatarse mejor con las bases. Superar ese discurso beligerante que tienen y ser más pragmático, concreto".

El desgaste político -agrega- ha sido progresivo. En el 2000, cuando el MPD le quitó el poder al Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), su líder más visible tenía un buen capital político. "El alcalde Ernesto Estupiñán -afiliado al MPD desde 1982- fue visto como el hombre que al fin iba a buscar el desarrollo de Esmeraldas. De hecho su primera administración fue elogiada. Supo hacer una ciudad más limpia y ordenada".

Pero luego, Minda sostiene que hubo un estancamiento. En la última de sus tres administraciones, apenas ganó con 511 votos.

Su contrincante, Roberta Zambrano, del PRE, incluso dijo que pudo existir fraude. Pero esto lo negó el entonces Tribunal Supremo Electoral.

Además, el analista político Diógenes Cuero afirma que el oficialismo también cercó al MPD a escala nacional y que eso tuvo especial incidencia en Esmeraldas.

El Gobierno aprobó una evaluación para saber qué maestros estaban capacitados para continuar en el sistema de educación pública. "Se sacó a los dirigentes del MPD y se colocó gente nueva, muchos de País. A esto se suma que perdieron el brazo juvenil. Tanto de la Universidad Central como de los colegios y el partido se quedó sin estructura".

Esto hizo que en mayo del 2009 el MPD, a través de un comunicado público, rompiera oficialmente la alianza que tenía con AP.

Lo que ocurrió en Esmeraldas -agrega Cuero- no es aislado. Responde a un fenómeno nacional. La lista 35 primero llegó al poder con partidos que tenían estructuras importantes, como el MPD, y sobre la marcha fue marcando distancias hasta que finalmente los quebró y quitó capital político. La alianza con las izquierdas y su presidencial, Alberto Acosta, no arrojó mayores resultados.

"Estamos asistiendo prácticamente al funeral de las organizaciones políticas tradicionales, como el MPD".

Estupiñán ya no puede ser reelegido. No tienen asambleístas y la actual Prefecta no tiene el mismo apoyo con el que ganó su reelección. A esto se suma el conflicto que se avivó por La Concordia.

El oficialismo impulsó una consulta popular para que la población decidiera si quería pertenecer a Esmeraldas o a Santo Domingo de los Tsáchilas.

Ahí, Alianza País y el MPD midieron fuerzas y el 5 de febrero de 2012 se impuso el Régimen. El 64,9% de la población votó por ser cantón de la provincia tsáchila.

Cuero asegura que fue un golpe duro para el MPD que el oficialismo supo aprovechar. El presidente de la República, Rafael Correa, dijo que fue una "derrota rotunda" y aprovechó para cuestionar a las principales autoridades de la provincia. Aunque luego de las elecciones hubo un efecto búmeran contra el oficialismo.

Si bien en el discurso se promulgó el respeto a los resultados de la consulta en La Concordia, hasta ahora no se ha conseguido una mayoría en la Asamblea, para oficializar los resultados. Esto es algo que se quiere corregir este jueves, cuando se intentará incluir el tema en la agenda de la Asamblea.

Para Altafuya, los resultados en las elecciones pasadas no reflejan el verdadero sentir de los esmeraldeños. "Hasta la última semana yo iba primero en las elecciones y estamos investigando posibles irregularidades en la digitación de las actas". Por eso no descarta volver a la lid electoral en las elecciones seccionales del siguiente año.

Cuero cree que para tener una esperanza, el MPD debe cambiar de estrategia. Ya no sostener el movimiento en función de caudillos. En el caso de Esmeraldas bajo la imagen del alcalde Estupiñán y de la prefecta Sosa. "Sino volver a levantar una estructura, una base social que respalde el movimiento. Recordar sus raíces populares".

El paso del MPD


En agosto del 2000,  Ernesto Estupiñán gana las elecciones y se posesiona como alcalde. Disputa espacios de poder con el entonces prefecto del PRE, Homero López (+), y con los concejales de ese partido.

En octubre del 2004,  Lucía de Lourdes Sosa, del MPD, gana las elecciones y se posesiona como prefecta. Deja fuera al hombre fuerte del roldosismo Homero López. Estupiñán triunfa en su segunda elección.

En el 2008,  Ernesto Estupiñán es reelegido como alcalde de Esmeraldas. Entonces había un equilibro de fuerzas a nivel provincial. Tres burgomaestres eran del MPD y tres de País. Los otros dos, del Municipalismo.

Califique
2
( votos)