Tiempo de lectura: 1' 40'' No. de palabras: 268

Muchos guayaquileños se congregarán muy temprano mañana lunes 1 de julio, en el Malecón 2000, para presenciar el instante en que las campanas del Reloj Público volverán a replicar luego de casi un siglo.

Con la restauración de esta antigua pieza, se iniciará oficialmente el programa de fiestas julianas al conmemorarse 478 años del proceso fundacional de Guayaquil.

Un acto especial habrá a las 07.00 al pie de la Torre Morisca, en Malecón y 10 de Agosto. A esa hora volverán a sonar las campanas.

Las siete campanadas iniciarán el conteo regresivo de la festividad del Puerto Principal, que durante todo el mes tendrá una variada agenda marcada por evento, la inauguración de obras y la contratación de otras.

Este ícono de la ciudad fue traído desde Londres por el gobernador de Guayaquil, Vicente Rocafuerte, en 1842. En agosto de 1930 comenzó la construcción de la Torre Morisca y cuatro años después fue inaugurada. Desde entonces conserva su edificación actual a la altura de la calle 10 de Agosto.

Pero el reloj pasó una centuria averiado y volvió a funcionar desde el pasado 7 de junio, luego que fue restaurado por la empresa Relojes Olvera III Generación, de Zacatlán, México. Los trabajos estuvieron a cargo del experto en relojería Porfirio Becerra Santiago.

Desde mañana, el sonido de la campana marcando cada hora del día será un referente en el día a día de los guayaquileños.

Además, se abrirá la posibilidad que las personas pueden visitar internamente la Torre Morisca.

Califique
2
( votos)