Tiempo de lectura: 5' 16'' No. de palabras: 854

Braulio Toral estuvo cerca de morir. Él recuerda que a las 18:00 del viernes, bajó al río Coaque a colocar trampas para camarón de río. Entonces, se percató que el nivel de agua se incrementó.

Salió rápidamente del río. Dos minutos después escuchó un estruendo. “Fue como una explosión. Al voltear vi cómo la montaña de frente a mi casa se vino abajo”. La tierra taponó el cauce de ese caudaloso río de Pedernales (Manabí) y formó un dique a 58 metros sobre el nivel del mar.

Las 15 familias que vivían río arriba, en donde se acumulaba el agua, fueron evacuadas entre el viernes y ayer por miembros del Grupo de Intervención y Rescate y del Cuerpo de Bomberos.

Unas 10 familias que viven río abajo, donde el Coaque está casi seco, aún se encontraban en sus viviendas ayer. Se negaban a dejar sus aves de corral, ganado y caballos sin cuidado. “Quién les va a dar de comer. Pueden escaparse y es el único patrimonio que tenemos”, dijo Mercedes Cuero.

La gobernadora de Manabí, Susana Dueñas, recordó a quienes se niegan a salir que la provincia está en estado de excepción por el invierno y que, de ser necesario, se empleará a la fuerza pública para evacuarlos.

Estaba previsto que el Ejército se despliegue en la zona la tarde de ayer, para salvaguardar las pertenencias de los damnificados, mientras están en los refugios.

El director zonal de Senagua, Christian Bravo, indicó que desde ayer se abre un canal a un costado del deslave, para que el agua acumulada pueda desfogar.

Hasta las 09:00 de ayer, el agua tenía una profundidad de 19 metros y crece paulatinamente. Cada 12 horas, explicó Bravo, el agua sube 2,5 metros en el embalse, siempre cuando no llueva; en 24 horas habrá llegado hasta donde trabajan las máquinas.

Según Néxar Palacios, coordinador zonal del Ministerio de Inclusión Económica y Social, se hizo una primera entrega de kits para los afectados. El sábado por la noche se repartieron 100 raciones alimenticias con ocho productos básicos. Además, 70 colchones con sábanas y frazadas.

Jacinta Anchundia llegó a la iglesia de Coaque con sus cinco hijos. Con cuatro bancas de madera largas formó un rectángulo. Así separó a su familia del resto. En el medio colocó el colchón. Luego salió a ayudar a cocinar.

Represamiento del río Coaque



Un fallecido en Alóag

Los derrumbes por las fuertes lluvias siguen en la vía Alóag – Santo Domingo. Desde el km 39 hasta el 44 se presentaron 15 deslizamientos de tierra, desde las 22:00 de anteayer. Unos  20 vehículos quedaron inmovilizados.

Una persona intentó vencer uno de los derrumbes en motocicleta,  pero el material rocoso lo empujó hacia el abismo y murió. La Policía de Pichincha encontró el cuerpo en el km 50.
 
La Prefectura de Pichincha cerró  ayer el tránsito en los dos peajes de la arteria desde las 16:00.  

Este Diario hizo un recorrido desde Santo Domingo hasta Tandapi a las 17:00 de ayer. Se comprobó que la arteria está sin obstáculos. La restricción de utilizarla es una medida preventiva. Está previsto que la circulación  se reabra hoy, a las 06:00, si no se presentan  incidentes.

Evacuados  en Sierra centro

Cuatro casas de los barrios 28 de Enero y La Victoria del cantón Cumandá, en Chimborazo, se inundaron la madrugada y noche de ayer. Eso obligó a que 20 personas buscaran refugio en casas de familiares y amigos.

Las fuertes precipitaciones afectaron al barrio La Victoria de la comunidad de Bayushig,  del cantón Penipe. Allí cuatro casas se inundaron con lodo y piedras. Con el apoyo de los miembros del Cuerpo de Bomberos se retiraron  los escombros.

En el cantón Pangua,   provincia de Cotopaxi, las vías que comunican con Latacunga están obstruidas en los sectores de San Francisco, Ramón Campaña y Mindina.

En Bolívar tres viviendas se destruyeron y 110 familias fueron afectadas con la creciente del río Tocte en las comunidades de Junta Nueva y El Porvenir, Chillanes.

Un río  creció en Tulcán

Un fuerte aguacero inundó la noche del sábado  tres barrios de Tulcán, provincia del Carchi.
El suboficial Edwin Tobar, miembro del Cuerpo de Bomberos, explicó que una fuerte lluvia, que cayó entre las 14:00 y 18:00, causó la crecida del río Tajamar. Eso hizo  que el nivel del agua, que el resto del año es mínimo,  se desbordara y afectara a las casas asentadas en las orillas. Según testigos, el agua subió un metro de su curso normal.

Producto del fenómeno, se inundaron los barrios Tajamar, ubicado en el centro de la urbe; San Pedro, al sur;  y Las Juntas, en el ingreso sur de la ciudad.

12 familias fueron evacuadas a casas de sus familiares, aseguró Galo Bayas, funcionario de la Secretaría de Gestión de Riesgos,  del Carchi. Se   les entregaron frazadas y alimentos.


Califique
2
( votos)