notas-slider
El Gobierno argentino, que preside el conservador Mauricio Macri, se enfrenta desde el comienzo del año a una tensión creciente en las calles marcada por una economía que sigue sin arrancar y la presión de los poderosos sindicatos del país, una tesitura que complica al oficialismo en un año electoral.